El mundo ha cambiado mucho en los últimos años, la globalización, la tecnología y el poco respeto por los ciudadanos son para mi tres de los cambios más significativos que hemos sufrido en los últimos diez años. Con una perdida de derechos abrumadora, una inseguridad laboral  terrible y una relación salarios- coste de vida en fase de caída libre, nuestro país es el caldo de cultivo perfecto para que el buenrollismo se instale en aquellos lugares o estamentos que ven a la crisis como una oportunidad o dicho de otro modo, a los pardillos como una gran fuente de ingresos. Personas de toda condición cultural sucumben a los mismos mantras buenrollistas: “Sal de tu zona de confort”, “tu marcas tus límites, abre tu mente y conseguirás tus objetivos”, “Resetea tu cuerpo”

Hay un mantra buenrollista para cualquier temática, seguro que has leído, visto o te han dicho la mayoría.  La realidad es que todos ellos sin excepción tienen como objetivo hacerte sentir vulnerable con el fin último de poder sacarte la pasta.  Si has sucumbido o repetido alguno de ellos ahora te estarás empezando a enfadar con quien escribe, dispuesta a dejarme un comentario de órdago, sin embargo deja primero que me explique.

Sal de tu zona de confort una de esas frases que ya está más que trillada de tanto que se ha repetido. Se ha dicho mucho en los negocios, por lo general a personas que no encuentran empleo, para que se hagan autónomos. Lo dicen tanto gurús empresariales, como la administración, como los políticos y es una frase de los mas engañosa y traicionera, porque quien te anima a salir de tu zona de confort por lo general suele estar muy a gustito en la suya. Sin embargo empuja a personas que están en un momento personal duro, porque llevan tiempo sin encontrar un empleo digno a saltar sin red, a arriesgar su bienestar y el de su familia, y a que toda la responsabilidad (y la culpa) de la situación presente y futura sea suya porque son unos cobardes que no quieren salir de su zona de confort. Sin embargo, la responsabilidad de los indices de paro de nuestro Pais y de los salarios miserables si los comparamos con el resto de países de la Unión Europea, no es de cada uno de nosotros sino de la clase política, las empresas influyentes y la prensa subvencionada y complice que trata a los trabajadores como si fuéramos material de desecho. Nuestra única responsabilidad es la de no estar en la calle manifestándonos y reclamando que las cosas cambien. A título individual el espíritu de conservación sería hasta lógico viendo las durísimas situaciones personales que hay a nuestro alrededor. 

Resetea tu cuerpo, en este voy a ser breve y enlazo directamente a este artículo, anda que no se han creado empresas de zumitos y no se ha hecho negocio publicitario a costa de este mantra buenrollista. Si has caído en ello, siempre puedes alegrarte de haber contribuido a estos nuevos negocios aunque fuera a costa de tu salud y tu bolsillo. 

Tu marcas tus límites, abre tu mente y conseguirás tus objetivos. Hace un par de semanas vi esta publicación en Linkedin acompañada de un vídeo en el que un grupo de hormigas se quedaba paralizadas dentro de un círculo pintado con tinta. El mensaje era claro, los límites no eran reales solo estaban pintados pero se podrían traspasar, sin embargo esas tontas hormigas se quedaban dentro paralizadas. La asociación es inmediata, todos sabemos que a las personas se nos compara en multitud de ocasiones con ovejas o con hormigas así que  la que la publicación tenía montones de recomendaciones. Pero alto ahí, ¿acaso aquellas personalidades de renombre por las que en general siento admiración, con sus títulos de ESADE, sus Masters y sus flamantes carreras profesionales no han visto una hormiga en toda su existencia? ¿Acaso el poder del mantra puede más que el pensamiento crítico, el análisis o la lógica? Cuando llegué a casa comenté lo que acaba de ver y decidimos hacer un experimento el fin de semana. Es el vídeo que has visto en la portada. Moraleja: Que no te la den con queso. ¡Feliz lunes!

Artículos Relacionados

3 comentarios

Responder

Desde luego todas estas frases son una sandez.
Gracias por recordarnoslo.

Responder

Cuanto daño gratuito están haciendo estas frases hechas, hasta el punto de llegar a cuestionarte tu propia valentía a la hora de tomar decisiones que pueden afectar a tu familia. Desde mi humilde opinión creo que hoy en día existen muchos aprovechados que ven una gran oportunidad de negocio en personas con baja autoestima o pasando por un mal momento, debemos ser consientes de ello y saber que ninguna de estas frases van hacer desaparecer nuestros problemas, gracias Patricia por hacernos parar y pensar……….

Responder

Totalmente de acuerdo contigo. Ademas añadiria que parece que solo un tipo de persona es admisible en este “nuevo mundo”, el emprendedor ambicioso, con un cierto punto egocentrico que deshecha las opiniones ajenas (pese hacer semblante de que las escucha) y cuyo triunfo debe ser mostrado en todas partes.
Me gusta lo que has escrito porque yo pienso que tenemos derecho a estar tristes, a tener miedo, a no ser decididos o ambiciosos a ser diferentes en una palabra.
Y para terminar lo gracioso es que también hay una corriente de supuesto respeto por la diferencia pero que se contrapone con la filosofia del buenrollismo – triunfismo
(Perdon por los acentos, tengo un teclado extranjero)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.