La web de Zara es un gran ejemplo de cuales son las tres premisas fundamentales para vender online: Generar Confianza en el usuario- tener un buen servicio al cliente y la experiencia omnicanal. Las fotografías de su web son en general horrendas. Zara tira las fotos en su web como si no le importara que sus prendas luzcan infinitamente mejor en la cuenta de Instagram de cualquiera de nosotras.

En general sus compradoras habituales estamos acostumbradas a mirar la prenda más allá de la foto. Por otro lado si cuando llega a casa no era lo que teníamos en mente, acercarse a hacer la devolución no supone un gran problema. El plazo de devolución es enorme y no hay que preocuparme más que de llevar el móvil en el que tenemos el ticket. 

Desde luego un tema tan extenso como apasionante (al menos para mi) pero lo dejo aquí para mostraros 3 ejemplos de vestidos firmados por Zara que seguramente habrás visto en la web y te habrán pasado totalmente desapercibidos. A mi que suelo utilizar bastante ropa de Zara cuando me preguntais de donde es una prenda y os digo que es de Zara la respuesta más común es “no lo había visto en la web“. En realidad tengo la impresión que debido a sus fotos no lo habías reconocido -jajaja-

  1. Vestido de noche con espalda de infarto. Ni en un millón de años pensaría que es el mismo modelo. He puesto el enlace para que puedas ver el resto de fotos o si quieres hacerte con él, a día de hoy está disponible. La primera foto es de Zara las otras dos de la instagramer @yasmindevonport_ 

Vestido azul cuello halter con cadena también con la espalda abierta. La imagen de la web aún peor que la anterior. Puedes ver el resto de fotos pinchando en el enlace, aunque está agotado, supongo que quienes se lo vieron a Yasmine se atrevieron a probárselo en casa. 

Y puede que pienses que no los habías localizado en la web de Zara porque Yasmine tiene tipazo y a las modelos no le sientan tan bien. Pero en la primera foto de este post llevo un vestido de Zara que me has visto en Instagram y a continuación puedes ver la foto de la web. Evidentemente no lo compré por la foto sino porque me imaginé el tipo de vestido que podía ser.

Hay muchísimos más ejemplos, no se si habrá alguna prenda de ropa luzca mejor en su web (creo que ninguna) ¡Feliz martes!

Estamos terminando julio y los casos de covid19 no para de aumentar. Ahora mismo en España tenemos la mayoría de comunidades con riesgo extremo. Llevamos año y medio de pandemia y parece que ni la población general ni aquellos que tienen que fijar las medidas de contención hemos aprendido nada, ni sobre cómo se trasmite el virus ni sobre para qué sirven las vacunas. Pero nada de nada.

Año y medio, de ola en ola, contagiándonos y seguimos sin responsabilizarnos. Quinta ola y seguimos escuchando “No se ni cómo, ni dónde me he contagiado” “Estaba vacunada y me contagié igual” Algunas pistas que os da mi hija Chloe de 8 años. Al inicio del curso pasado tuvimos una conversación sobre como se transmite el covid19. Si todas las personas adultas fueran la mitad de responsables que ella todo habría acabado en la primera ola. 

MEDIDAS DE AUTOPROTECCIÓN FRENTE AL COVID

  1. El virus entra por boca, nariz y ojos. Si llevas la mascarilla con la nariz por fuera o si llevas mascarillas de tela es como si no la llevaras.  
  2. Si toses aunque tengas la mascarilla ponte el codo. No cuesta nada y haces que lo que salga de tu mascarilla no se expanda. Con lo que si estás contagiado y no lo sabes, no contagias a otros. 
  3. Después de tocar cosas que no son tuyas, cubiertos, un vaso, una barandilla… échate gel hidroalcohólico o lava las manos. Es tan fácil llevarse las manos a la cara sin darse ni cuenta. 
  4. Abre las puertas, toca la llave de la luz o el botón del ascensor con el antebrazo. Deja de toquetearlo todo con las manos que luego te llevas de forma inconsciente a la cara y puedes contagiarte. 
  5. Aunque en el exterior la mascarilla a día de hoy no sea obligatoria, no cuesta nada llevarla en la muñeca para ponerla cuando vemos que no vamos a poder mantener la distancia con la gente en una calle y dejarla puesta hasta que encontremos un lugar más despejado.
  6. Que tu lleves la mascarilla puesta, no implica que te estés protegiendo a ti misma frente al covid al 100%. Si con quien te cruzas no lleva mascarilla aléjate 1,5 metros igualmente porque tu estás frenando la trasmisión si estuvieras contagiada sin saberlo, pero él a ti (si tiene covid) te lo está expulsando con su respiración sin ningún freno y tu mascarilla no es protección al 100%
  7. Si en un sitio cerrado, una tienda, una oficina, etc. hay gente tosiendo igual es recomendable salir. Te sonará exagerado, puede haberse atragantado con la saliva o tener alguna enfermedad crónica, pero cuesta cero y estamos en la ¡Quinta ola! de una pandemia mundial. El problema no es que salgas o no, el problema es que no lo hagas porque no te hayas dado ni cuenta de esta posibilidad. 
  8. Tus amigos/familiares también contagian. Los quieres, te quieren, los conoces, te conocen, pero también contagian igual que tu e igual que el resto de desconocidos. 

Estas 8 cosas que mi hija de 8 años sabe y hace de forma automática. Si todo el mundo supiera e hiciera, no estaríamos a día de hoy en la quinta ola. Todas y todos somos corresponsables de la propagación del virus. La especie humana está demostrando que además de tremendamente invasora, es profundamente estúpida para su propia supervivencia. 

LO QUE UNA NIÑA DE 8 AÑOS SABE DE LAS VACUNAS

Vamos con lo que una niña de 8 años sabe de las vacunas y que la población en general no parece comprender. Si esta pandemia ha puesto algo de manifiesto es que el conocimiento científico básico general así como la comprensión lectora y la capacidad de elección de fuentes fiables es tendente a cero. Sin entrar en conspiranoias, en que haya personal sanitario que no se quiera vacunar etc. me ciño a lo que una niña de 8 años sabe de las vacunas: 

  1. Aunque te vacunes te puedes contagiar. Las vacunas tienen una tasa de efectividad determinada. Pongamos como ejemplo la vacuna de la varicela. La tienes puesta con toda probabilidad y sin embargo de niña puede que hayas pasado la varicela. ¿No funciona la vacuna de la varicela? Claro que funciona, para que la tasa de trasmisión sea menor y para que los efectos que sufriste de esa enfermedad fueran más leves. Pues con las del covid19 pasa igual.
  2. Si puedes contagiarte, puedes contagiar y hasta que descubras que estás contagiado vas a ir contagiando a quienes te rodean o se crucen en tu camino. Pasaporte covid, libre circulación a los vacunados. ¡Un aplauso! 
  3. Quienes se vacunan lo hacen por responsabilidad no por gusto.

Podemos enredarnos en juegos políticos, en teorías de la conspiración, intereses oculto, en los “ya se sabía”, en lo horrible de las medidas adoptadas, pero los políticos aunque los suframos todos los días no contagian a no ser que tengan covid. Es responsabilidad de cada persona no expandir el virus y saber lo básico para intentar no contagiarse. Está claro que el riesgo cero no existe.  También es responsabilidad de cada personas vacunarse para frenar la enfermedad.  De momento solo Francia se ha atrevido y ha dejado las cosas claras a los ciudadanos que piensan que la pandemia no va con ellos. 

Las fotos del post de hoy me encanta. Si me sigues en Instagram (te animo a que lo hagas) habrás visto este mismo look con movimiento. Movimiento a través del cual resultan estas fotos. El vestido que llevo tiene todo lo necesario para que sea de mi estilo. Por un lado el color, este tono hielo se ha convertido en mi favorito con el cambio de color del pelo el negro y el hielo han pasado a ser dos de mis tonos preferidos. 

Además los volantes, -jajaja- seguro que lo habías adivinado y por último el precio. Que sin ser siquiera rebajas tenía un precio estupendo. Las gafas de sol sin que son un chollo de rebajas. Las conseguí en MO de Multiplicas al 40% tenía ganas de una gafas con montura dorada y estas me parecieron ideales.

Vestido y Bolso Pizpireta Ibiza, Gafas de sol Bolon, Sandalias Wonders

Un vestido que voy a llevar mucho este verano ¡Feliz semana!

Este mono oversize me parece la prenda perfecta para las tardes-noches de verano. Tiene un color que me resulta de lo más favorecedor y muy combinable. Es la típica prenda que según los complementos que utilices puedes montar un look más vestido o más de sport. En esta ocasión lo llevo con uno de mis modelos favoritos de sandalias y un bolso estilo portugués para un look más casual.

Seguro que este verano también tengo oportunidad de llevarlo con bolso de mano, pendientes largos y otro tipo de zapato para un look más sofisticado. Como digo en el título considero que es una prenda súper versátil. Además de bonito la tela es súper fresca y tiene un  movimiento estupendo. En mi concepto de moda y de vestir bien este tipo de prendas son un must have. 

Mono y bolso Pizpireta Ibiza, Sandalias Wonders

Yo no creo que vestir bien sea sinónimo de gastar barbaridades o de tener que contar con una habitación para guardar la ropa. Se puede tener un armario con pocas prendas, que estas tengan una buena relación calidad precio y además aprovecharlas al máximo combinándolas de mil y una formas. 

Ahora que empiezan las rebajas puede que te quieras hacer con una selección de prendas que perduren en tu armario más allá de unos meses. Desde ese punto de vista creo que el look de hoy puede darte alguna idea ya que está montado con prendas totalmente atemporales. 

De hecho la camiseta es del verano pasado y me ha dado un resultado estupendo. Además de que hay modelos parecidos esta temporada. Las sandalias también son del año pasado y lo mismo y el bolso tiene varios años. Es uno de esos bolsos que yo no me compraría pero que me regalaron por mi cumple y considero totalmente atemporal. Lo único de este año es el pantalón. 

  

Camiseta y pantalón Zara, Bolso See by Chloe Sandalias Abarcate

La combinación blanco y negro es una de mis favoritas y meterle algún toque de estampado animal para mi la hace aún más bonita. ¡Feliz semana!

Hará unas 7 horas presencié junto con mi marido una escena tremenda. Una madre buscaba a su hijo de 2 años y preguntaba a quienes pasábamos a su lado si lo habíamos visto. Niño, pelo rubio y camiseta marrón. Estaba en el parque frente al hostal el parque (en Ibiza) y de pronto no lo encontraba.

Impactada ante la idea de que algo así me hubiera podido ocurrir a mi cuando mis hijas tenían esa edad, eché a andar repitiendo en mi cabeza la descripción. Mi marido salió en otra dirección y otras personas que pasaban por allí lo mismo.

Iba fijándome en el interior de los locales y bajo las mesas de las terrazas, di la vuelta a la calle y llegué a la esquina que da a Vara del Rey. A lo lejos vi a un niño pequeño rodeado de quienes bien podrían ser sus padres y sus abuelos, pero era la misma descripción: pequeño, rubio y con camiseta marrón.

Así que impulsivamente les pregunté si ese niño era de su familia y el más joven me dijo que no. Les comenté que la madre lo estaba buscando y dónde estaba. El hombre mayor me dijo que habían llamado a la policía y le contesté que entonces “iba a llamar a mi marido para que avisara la madre, de donde estaba el niño y pudiera venir”.

Apenas pasaron unos minutos (desconozco cuanto tiempo llevaban ahí con el niño, cuanto tiempo llevaba la madre buscándolo) y apareció una pareja de policías. Yo estaba tan impactada que no se decir si eran locales o nacionales. El caso es que al verlos, tras la explicación del hombre mayor al policía mayor, le dije al policía “que había avisado a mi marido para que avisara a la madre que estaba en la zona del parque y pudiera venir con el niño” y el policía sin dirigirse a mi le dijo al hombre mayor “¿y esta qué pinta?” La verdad es que me quedé atónita, en ese momento llegó mi marido y dijo que la madre estaba avisada y en camino. Así que nos fuimos, ya no hacíamos nada allí.

Al alejarnos tenía una sensación rara, feliz por haber contribuido a encontrar al niño pero algo resonaba dentro. Algo no encajaba. Le conté a mi marido el trato del policía y me dijo “olvídalo, lo importante es que has localizado al niño y hemos podido ayudarles. No me quiero imaginar que nos pasara a nosotros, le contesté” Son casi las 2 de la mañana y no puedo dormir. Me he levantado a escribir el relato para compartirlo en el blog y sacarlo de mi cabeza, ahora, que he logrado comprender lo que me dejó tal mal sabor.

Me siento indigna esa forma despectiva de tratarme en mis narices “¿y esta qué pinta?” ¿Alguien piensa que esas son formas de que un policía se dirija a una persona? Además dudo si esto es o no es un micromachismo. Trato de aplicar la regla de la inversión, de plantear si esa forma despectiva de tratarme la hubiera dirigido a mi marido si hubiera sido él quién hubiera echado andar en esta dirección. Y aunque siento que el policía no lo hubiera hecho, tampoco llego a una conclusión definitiva.

Puedes pensar que tengo la piel muy fina si esto me parece destacable, que es “solo” mala educación, “quizás el buen hombre ha tenido un día largo”… Mi opinión es que sea esto o no micromachismo, por muchas formaciones de sensibilización que se les haga a la policía, mientras no lleven dentro que deben tratar con respeto y educación a las personas, independientemente de su género, no hay nada que hacer. No me quiero imaginar qué palabras bonitas le habrá dicho ese policía a la madre del niño. Espero que encima del disgusto de la mujer, al menos recibiera un trato digno por parte de ese, que seguro se hace llamar servidor público.