En verano vuelven las dudas sobre la protección solar y una vez más gracias a la colaboración con Estela Belleza vamos a tratar de resolver las más recurrentes.  Hay ciertas cosas que ya deberían estar más que superadas como que para exponer la piel al sol es imprescindible echarnos crema de protección solar. Que si te quemas luego no te pones más morena, y que el solarium no prepara la piel para luego tomar el sol, en el solarium la piel desprotegida recibe rayos uva responsables de arrugas, alergias y cáncer de piel.

Hay otras preguntas ¿Cuánta cantidad de producto me pongo?¿Cuándo aplico la crema de protección solar?¿Caducan los solares? En las que las respuestas que encontramos son dispares o en algunos casos contradictorias. Esto es lo que sobre esas dudas nos responde Estela. 

¿Cuánta cantidad de producto tengo que aplicarme?

La cantidad recomendada son 2 miligramos por centímetro cuadrado, es decir unos 35 gramos para todo el cuerpo. A efectos prácticos ¿cuánto es esto? pues para que te hagas una idea seis cucharitas de café para el cuerpo entero. Es bastante cantidad, hay que concienciarse un bote de 200 ml daría para 6 aplicaciones.

¿Cuándo aplico la crema de protección solar?

Hemos oído que la crema solar hay que aplicarla media hora antes de la exposición al sol. También hemos oído que debe hacerse justo en el momento en el que tomamos el sol. Entonces, ¿Quién tiene razón? Esta discrepancia sobre cuando es el mejor momento, se debe a que el momento de aplicación depende del tipo de filtro que utiliza el producto. Si tu crema solar tiene un filtro físico hará efecto en el mismo instante que la aplicas con lo que esos protectores deben aplicarse justo en el momento que estás expuesta al sol.

Sin embargo si el protector que usas utiliza filtro químico este tardará entre 20 minutos y media hora, en hacer efecto por eso hay que aplicarse la crema media hora antes. Es muy frecuente que los protectores solares tengan ambos filtros, en ese caso lo mejor es aplicarlos media hora antes.

¿De vedad caducan los solares? 

Si efectivamente la crema solar caduca, la mayoría de los productos solares tienen una PAO de 12 meses. PAO es la abreviatura de “Period After Opening” es el tiempo en meses durante el que el fabricante garantiza el buen estado del producto desde que éste ha sido abierto por primera vez. En la parte de atrás de tu producto verás una cajita como con la tapa abierta y dentro 12M, pasado ese tiempo no sabes si el producto es eficaz o no con el consiguiente riesgo de quemadura.

Espero que las respuestas de Estela te hayan dejado un poco mas claro estas cuestiones, si tienes cualquier otra duda sobre protección solar puedes dejarla en los comentarios ¡Feliz miércoles!

Este es otro look que he recuperado de los que compartí contigo el pasado agosto y que este verano estoy utilizando exactamente igual a excepción de las sandalias que lamentablemente para mi han pasado a mejor vida. Recuerdo que este look fue una de esas maravillosas consecuencias de viajar ligera de equipaje y me gustó tanto que este año se ha vuelto conmigo a la playa en mi micromaleta

Un look slow con el pelo aún mojado, sin maquillaje y con la alegría de estar en Santa Gertrudis uno de mis lugares favoritos de Ibiza.  

Short Shein, camiseta Zara, Sandalias Stradivarius, cartera Bimba y Lola

A ver si encuentro otras sandalias de este estilo este verano porque los dos últimos años me han resultado comodísimas ¡Feliz Martes!

Empecé mi aventura como “emprendedora” tras nacer mi primer hijo. No quería dejar de trabajar pero tampoco quería tener un horario rígido que no me permitiera disfrutar de su infancia. Nótese que he dicho que no quería tener un horario rígido y no, que quería trabajar menos horas. Me gustaría remarcar esto porque ser autónoma implica trabajar más horas de las que trabajas por cuenta ajena sin embargo al ser tú quien distribuye esas horas la conciliación puede resultar más sencilla (al menos en algunos periodos).

Por ejemplo, no hace falta salir a la carrera de casa todos los días para dejar a tu peque en madrugadores y volver a correr hacia el trabajo porque en tu empresa no son capaces de contemplar flexibilizar el horario de entrada dando la posibilidad de llegar en una horquilla de media hora, que se puede recuperar a lo largo de la jornada. Algo tan simple y tan barato mejoraría enormemente el nivel de estrés de sus trabajadores y descendientes pero esta no es una práctica demasiado extendida en las empresas, quizás porque esa tarea suele recaer sobre las mujeres.

Mi visión sobre el emprendimiento es bastante crítica, no sé si este artículo ayudará a otras mujeres que quieran emprender o tendrá el efecto contrario. Mi experiencia es que hay dos tipos de emprendedores los que tienen una familia/marido/mujer con trabajo seguro/funcionario/buen sueldo y para los que emprender no tiene ningún peligro porque es una especie de hobby que cuando es rentable lo es y cuando no, no pasa nada porque su manutención y la de sus hijos está cubierta (a estos les llamaremos grupo a).

Y los que pasan grandes dificultades si no consiguen facturar lo suficiente y ser emprendedor es sinónimo de vivir en la cuerda floja (o en una montaña rusa) porque los ingresos que se obtiene del trabajo son vitales para la supervivencia familiar (grupo b). Desde mi punto de vista la mayor parte de los emprendedores que conozco pertenecen al grupo a y por eso emprender se ha convertido en una gran burbuja, y hay muchos artículos hablando de las bondades de emprender. Bueno, por eso y porque empujar a que la gente salte sin red (pensando solo en las personas del grupo b) no tiene ninguna consecuencia para quien lo recomienda, al contrario, disminuye las cifras del paro y hace que las aportaciones a las arcas del Estado aumenten.

Algo que siempre me ha llamado poderosamente la atención es que las personas encargadas de asesorar en el emprendimiento suelen ser funcionarios, personas que no tienen ningún conocimiento real sobre lo que de verdad implica saltar sin red.  Un plan de empresa es un documento precioso que nunca se cumple. Puede situarte en el origen de tu empresa, plasmar ideas, puede ayudarte a ver el camino, a entender cuales son las métricas deseables, pero si preguntas a personas que hemos llevado a la práctica muchos planes de empresa a lo largo de nuestra vida, la mayoría te dirá que el papel lo aguanta todo y la realidad nunca se parece a lo que tenías planeado.

Los problema del emprendimiento en España son muchos y variados, las mujeres somos presa fácil de un sistema   que echa sobre nuestras espaldas la crianza de hijos e hijas. Los permisos por maternidad y paternidad en España son cortos si los comparamos con el resto de los países de la Unión Europea y no se pueden compartir. Además la brecha salarial nos sitúa en desventaja a la hora de decidir quien se toma un tiempo para la crianza si las familias no tienen intención de llevar a sus bebés a la guardería a los 4 meses.

La vuelta al trabajo por cuenta ajena no es sencilla, las cifras de paro femenino son claras, los datos de la EPA del primer trimestre de 2017 reflejan una tasa de paro del 20,51% en las mujeres, además la tasa de desempleo femenino es mayor que la masculina en todos los niveles educativos. Eso sin hablar de que las profesiones y sectores que están feminizados son los que cuentan con salarios más bajos y con menores posibilidades de promoción, así como con un menor reconocimiento social.

 

Con ese caldo de cultivo la maternidad suele ser un momento disruptivo en el que muchas decidimos ser nuestra propia jefa y salirnos de esa rueda de insatisfacción laboral, porque en cierta forma a muchas la maternidad nos ha empoderado, nos ha creado consciencia de lo que queremos y nos sabemos capaces de coneguirlo. Pero cuidado, no todo el mundo es capaz de conservar una buena salud viviendo en una constante montaña rusa empresarial, además seas del grupo a o del grupo b, ten en cuenta que sin un sueldo digno las mujeres volvemos a ser dependientes como la mayoría lo era antaño, recuerda que lamentablemente hoy en día trabajo no es sinónimo de empleo y no parece lógico volver a ser una madre dependiente de tu pareja (o familia) con una empresa bajo tu responsabilidad. Emprender, postureo empresarial e institucional con consecuencias graves lo mires por donde lo mires ¡Feliz Lunes!

Hace ya dos años compartía contigo sencillos menús para llevar de picnic hoy con la mente puesta en vacaciones y con la evolución que ha sufrido a lo largo del tiempo nuestros picnics retomo el tema para que veas que la playa, comer fuera de casa o las vacaciones no están reñidas con comer de un modo saludable. En nuestro caso es más bien al contrario estar alejados de los círculos habituales hace que seamos nosotros y solo nosotros quien decide la ingesta familiar. De hecho en vacaciones solemos aprovechar para que los peques experimenten y se animen con comida menos elaborada, la playa, la actividad, el cambio de ambiente y saber que la comida disponible es la que sale de nuestra mochila picnic hace que tengan menos remilgos a la hora de comer. 

Tener una lista de los menús de vacaciones, que los platos sean sencillos, apetecibles y rápidos de elaborar, que la mochila en la que transportamos el picnic sea cómoda y práctica,  son algunos de los trucos que evitarán que nos pueda la pereza y terminemos por comer cualquier cosa (normalmente poco saludable). El modelo de mochila- nevera, de Decathlon quizás no es el más bonito pero si es el más práctico que hemos encontrado a lo largo de los últimos años para transportar el picnic, que los alimentos y el agua permanezcan frescos durante todo el día, sin tener que ir súper cargados con la típica nevera azul y varias bolsas.

Un tupper con cubierto y vaso por persona, dos termos con litro y medio de agua fría, y fruta fresca son los básicos de nuestra mochila-nevera picnic.  Tras probar varios sistemas a nosotros lo que mejor nos funciona es llevar la comida dividida en tuppers de diferentes tamaños en función de lo que come cada uno. Al ser un envase unipersonal nos evitamos llevar platos, con lo que aligeramos peso, evitamos accidentes (vertidos sobre todo) y a la vuelta fregar 5 tuppers de cristal y 5 cubiertos se hace en un momento, incluso los peques se encargan en muchas ocasiones.

¿Qué metemos en los tuppers?

En verano las verduras y legumbres en conserva son un recurso fantástico: guisantes, maíz, garbanzos, lentejas, alubias pequeñas y judías verdes son básicos que combinamos en todo tipo de ensaladas al igual que el arroz y pasta integral o las zanahorias y patatas cocidas. Estos últimos se pueden cocer cada dos días y tenerlos en el frigo para ir haciendo diferentes combinaciones. Si quiero incluir lechuga, espinacas o canónigos en una ensalada suelo meterlas en una bolsa pequeña de las que se usan para congelar y la cuelo en la parte de arriba de la mochila junto con el aliño. También el gazpacho es un recurso sencillo, aunque seguramente sería mejor hacerlo suelo comprarlo hecho, y los condimentos  los llevamos aparte.

Menús para la playa

El postre casi siempre es fruta entera o  cortada en porciones, hay tanta fruta rica en esta época del año: cerezas, melón, sandía, melocotón, paraguayos, ciruelas, peras, arándanos, frambuesas, moras… Estos serán los platos que llevaremos de picnic este verano, si te animas puedes dejarnos tus propuestas en los comentarios ¡Feliz Viernes!

{Imágenes: 24 zanahorias (tienes que visitarlo fotos preciosas y buenas ideas), compartemimoda}

Recupero este look del pasado año porque este vestido y los complementos siguen formando parte de mis favoritos de verano. Puede que te acuerdes de este look o que se te haya pasado totalmente porque en las fechas en las que lo publicaba estabas desconectada del mundo. 

Si te cruzas conmigo este verano puede que me veas vestida así exactamente, porque la verdad es que en el caso de este vestido nunca me lo he puesto de otra forma, lo único cambiante es el peinado y el color de uñas -jajaja- 

Vestido Shein, Sandalias Wonders, Bolso mercadillo Formentera

Uno de esos vestido offshoulder y con espalda al aire que puedes llevar a tu elección con o sin sujetador sin preocuparte de que se vean los tirantes, lo que lo hace la mar de cómodo ¡Feliz jueves!

Una de las cosas que me atrae de algunas personas es la capacidad de comunicarse solo con su imagen, supongo que todas encontramos gente en la vida diaria o en redes sociales: Instagram, Pinterest etc. que nos llaman poderosamente la atención, que nos transmiten cosas sin ni siquiera mediar palabra. Desde luego estarás de acuerdo conmigo en que hay gente que antes de que empiece a comunicarse verbalmente ya lo está haciendo a través de su imagen de un modo espectacular y muchas veces sin que esa persona vaya vestida de forma llamativa o especial. 

Imagino que en este mundo de las percepciones subjetivas, esa luz, o ese duende, se percibirá de un modo diferente según las personas. Me pregunto si un profesional de la moda debería ser capaz de objetivar las razones de que esto nos ocurra. Mi punto de vista es que a pesar de la obsesión que en general se tiene por acumular prendas y estar enterada de las últimas tendencias, las combinaciones más neutras con las que solemos sentir una mayor seguridad y confianza, un peinado con el que nos reconozcamos fácilmente, una piel bonita, unos zapatos cómodos y que nos gusten, un bolso de un tejido natural y una manicura cuidada son las herramientas claves de una imagen potente. ¿Por qué? Porque estoy convencida de que el resto lo hace nuestra mirada, nuestra sonrisa, nuestro lenguaje corporal, nuestro bagaje personal que se transmite precisamente a través de ese lenguaje corporal.    

A continuación puedes ver un ejemplo de imágenes que me transmiten, que me resultan muy inspiradoras. Puede que al verlas sientas lo mismo que yo, o puede que a ti no te aporten absolutamente nada. Como ves la mayoría de looks están armados con prendas básicas, colores neutros, sin la presencia de logos ni marcas, sin grandes o vistosos estampados. Para mi todos ellos tienen algo en común: por encima de cada una de las prendas en general lo que vemos es a la persona que las lleva.

Es cierto que una fotografía, buena o mala, es solo eso, la captura de un instante concreto y que al verla nosotras podemos inspirarnos o frustrarnos, bien porque nos resulten estimulantes y nos aporten ideas o por una sensación de que ni nosotras ni nuestras vidas van a ser nunca lo que un día soñamos que sería, lo que de repente aparece ante nuestros ojos. De cada una depende no darles más importancia de la que tiene, no creer por defecto que todo es falso y aprender a rodearnos de todo aquello que nos hace crecer como personas. ¡Feliz miércoles!   

{Fotos: allthatshewantsblog, Aldo Decaniz, Collage Vintage, Flare}