No sé cual es la razón de que en todo lo relativo a la maternidad haya siempre tanto dramatismo, tanta heroicidad, tanto lamento y en definitiva tanta exageración hacia un lado o hacia el otro. Porque esa es otra, en la maternidad solo parecen tener cabida dos bandos: las mujeres que creen que la maternidad es una especie de gracia divina y las que se comportan como si fuera castigo divino.

Cuando leo las grandes dificultades a las que nos enfrentamos en el primer año de vida de un bebé sano: comer, caca, pis, pañal, sueño, vacunas, etc. O los grandes mitos del segundo año, con la educación temprana a la cabeza, tengo la impresión de que muchas madres no conocemos nada del embarazo, lactancia y crianza hasta que no tenemos a nuestro bebé encima -o nos lo ponen, que dirían los mas intervencionistas-.

Creo que la maternidad exagerada, es fruto del desconcierto, de una educación mas que mejorable en el conocimiento de nuestra especie, de criar a nuestros hijos en solitario o  delegando totalmente su crianza debido a las nulas medidas de conciliación. Es fruto de la responsabilidad desproporcionada que se deposita sobre las madres ante cualquier actuación de los niños, como si los niños vivieran en una burbuja donde solo estuvieran influidos por sus progenitores con la madre como blanco de todos los reproches. Por todo eso me he animado a compartir las 8 cosas que una mujer debería saber antes de ser madre.

post

  • La maternidad no es obligatoria.

No todas las mujeres tenemos que ser madres, no te sientas presionada, de verdad, a la próxima persona que te pregunte “¿Cuándo tienes pensado ser madre?”  “¡Se te va a pasar el arroz” o majaderías similares, dile abiertamente que “solo hablas de tu vida sexual con los mas allegados” o si quieres ser mas impactante dile que “no tienes tiempo para follar en los días fértiles porque estás muy centrada en tu trabajo”. ¡A lo bruto! En cuanto este tipo de respuestas se popularicen, la gente dejará de empujar a la maternidad a cualquier mujer en edad fértil, porque es lo normal, lo natural o lo que le toca.

  •  Que tus amigas tengan hijos no significa que tú tengas que tenerlos.

No funciona así, la maternidad no toca cuando todas tus amigas se quedan embarazadas, no es como el momento de sacarse el carnet de conducir a los 18, ir a la universidad o comprarse la misma barra de labios. Los hijos no se devuelven y si no quieres, no estás segura o sientes que no estas preparada para ser madre, la vida para ti va a ser muy dura. Verás grandes problemas en situaciones que una mujer que tiene una maternidad consciente considera parte del día a día, y sobre todo puede que la incapacidad que sientas se traduzca en una crianza poco respetuosa con tu hijo o hija.

  • Si quieres tener un buen parto en España, vas a tener que informarte de verdad.

Que la maternidad empiece con buen pie es realmente importante para evitarnos sufrimientos innecesarios, y el parto es el comienzo de todo. La situación de la atención al parto en España no mejora tan rápido como debería, y es mas fácil que nosotras exijamos una atención de calidad, que el ministerio de sanidad revise uno por uno las prácticas de todos los hospitales. La OMS tiene por escrito toda la información desde 1989 y el ministerio de sanidad publico en 2007 la estrategia de atención al parto normal.  Si te informas de verdad, decides que tipo de cosas son importantes para ti, entiendes en que consiste el nacimiento de tu hijo, será menos probable que caigas en trampas de inducciones, cesáreas programadas, maniobras de kristeller, episotomías rutinarias etc. Será mas probable en definitiva que consigas tener un parto respetado y cuando tengas a tu bebé en brazos te sientas pletórica  y no vacía, desconcertada yo agobiada por no entender lo que ha pasado. Seguramente las posibilidades de sufrir depresión post parto también se reducirán y será mas sencillo que consigas una lactancia materna exitosa.

  • La lactancia materna no tiene horarios.

Si tienes un parto respetado empezarás con buen pie la lactancia. Estarás cansada por el gran esfuerzo que has hecho al parir a tu hijo y algo dolorida, pero no tendrás lesiones importantes. ¿Alguien se imagina dar el pecho a demanda tras una operación de apendicitis? Aún así debes saber que la lactancia materna es cansada y muy sacrificada hasta que la normalizas y no tiene horarios. Si quieres darle el pecho a tu bebé debes saber que si tienes grietas seguirás dando teta, si tienes mastitis seguirás dando teta, si tienes una gripe, un resfriado o te hacen un empaste, seguirás dando teta porque ninguna de las anteriores son razones para quitarle el pecho a tu hijo si realmente quieres darle lactancia materna.

postmaternidad

  • Los niños no son para un ratito.

¿Te has imaginado como va a ser tu vida cuando tengas a tu bebé en casa? Puede que te imagines meciéndolo en tus brazos unos minutos para luego devolverlo a su cuna. O dándole el pecho a la hora del desayuno y dejándole dormido en su cuna hasta la hora de comer, lo mismo hasta la hora de merendar, y por supuesto exactamente igual hasta la hora de cenar, darle el beso de buenas noches y despedirte de él hasta el desayuno del día siguiente.  Puede que imagines largos paseos con tu bebé en su cochecito, él por supuesto plácidamente dormido, para luego ir a tomar el café con tus amigas vestidos ambos de manera impoluta. Puede que creas que la barriga desaparecerá nada mas llegar del hospital o tal vez la primera semana tras descansar en casa o ¿al cabo de un mes?

Si todas esas son las imágenes idílicas que están en tu mente, te vas a llevar una gran sorpresa porque no va a haber mucho tiempo para el descanso. Los bebés por lo general no tienen los mismos ciclos de sueño que los adultos, duermen poco y a menudo, durante las  24 horas del día. No distinguen entre el día y la noche -algunos aprenden a hacerlo al cabo de unos meses, otros al año, pero eso de dormir 8 horas por la noche con un recién nacido en casa es para padres muy afortunados, y son los menos, básicamente porque dormir 8 horas seguidas no es lo habitual en un bebé.

¿Por qué no lo gusta el cochecito tan mono que le has comprado? La silla es un buen invento pero tu bebé va a preferir tus brazos sin ningún atisbo de duda, hoy en día hay cunas  y cochecitos monísimos pero tu bebé va a seguir queriendo tu contacto. Si se despierta buscará sus olores, sonidos e imágenes conocidas. En las calle con todo el ruido también preferirá tu contacto para sentirse seguro. En definitiva los bebés hasta que tienen cierta autonomía nos necesitan las 24 horas del día y si no sabes eso tienes que tenerlo en cuenta desde ya.

  • Si tienes problemas con tu pareja no es el momento de ser madre.

De hecho en esta vida loca que llevamos es difícil saber si la persona que tienes en frente es la adecuada para ser el padre de tus hijos. Piensa antes de ser madre que si tienes hijos con ese chico (o señor) nunca vas a poder desvincularte de él, de una forma u otra vas a tener que mantener cierta comunicación por el bienestar y la salud mental de tu hijo o hija. Si estás feliz con tu pareja y decides ser madre seguramente las discusiones van a ser irremediables -sobre todo si ambos os implicáis por igual en la crianza y no tenéis la misma opinión en todo, lo normal, cada uno viene de su casa-. Si eso se produce en una relación en la que no hay problemas graves, imagina el descalabro en una relación que no está en su mejor momento o que la cosa está entre romper o tener un hijo. Yo no tengo dudas ¡a otra cosa mariposa!

maternidad

  • Te gustaba jugar a mamas y papás, pero eso no significa nada.

Sí, de pequeña te encantaba vestir y desvestir bebés, acunarlos, pero eso no significa que hayas nacido para ser madre. Hace poco lo hablaba con alguna lectora y unos promotores de lactancia de la administración, ¡qué bueno sería que las mujeres embarazadas y sus parejas  recibieran un curso de calidad basado en las evidencias que se conocen, sobre embarazo, parto, lactancia, sueño, alimentación infantil y crianza respetuosa. ¡Cuantas mujeres empoderadas habría! ¡Ningún parto robado! ¡Todas decisiones conscientes! Eso nos llevaría a un aumento del porcentaje de lactancia materna espectacular, a muchísimas menos visitas al pediatra. ¡Cuánta obesidad infantil se evitaría si alejamos a la industria alimentaria de nuestros bebés! Cuánto sufrimiento evitaríamos a los niños, a los que primero les alteramos el paladar con preparados, papillas, potitos de frutas, leche de continuación etc. y luego nos extrañamos y hasta nos enfadamos porque no come fruta o verduras o solo quiere la comida triturada. ¡Infórmate por fuentes contrastadas y evitarás todo el desconcierto, dramatismo y exageración que flota en el ambiente.

  • Si crees que tu vida no va a cambiar es mejor que no tengas hijos.

Esta frase es de un vídeo sobre crianza que vi hace tiempo, pero tengo que decir que estoy bastante de acuerdo, en serio, tu vida va a cambiar a partir incluso del embarazo, porque tus hormonas trabajarán a pleno rendimiento. Y a partir de ahí ya nunca vas a poder pensar únicamente en tus necesidades, porque has traído al mundo a una persona que no pidió nacer y es tu obligación dar lo mejor de ti misma para por lo menos no ser la causante de sus traumas en su edad adulta.

Si no te has cansado de las largas jornadas nocturnas, de viajar en pareja, de viajar a lugares exóticos etc. y todo eso consideras que son prioridades en tu vida, estás en tu pleno derecho, pero tal vez la maternidad no es para ti en estos momentos, porque no sé es madre a ratitos o al menos no una madre sin remordimientos. Serás una de esas madres que piensa que para enviar una merienda equilibrada hay que hacer un master, de las que considera que gritar o tratar mal a los niños es algo normal porque nos ponen de los nervios y porque para algo son nuestros. No es cierto, los hijos no nos pertenecen, no son posesiones, son personas y se pertenecen a si mismos.

Desmitificar la maternidad pasa también por decir que no es obligatoria a las que aún no han sido madres y por decirnos a las que si lo hemos sido, que cada día es una nueva oportunidad de ser mejores para nosotras y para nuestros hijos. No de ser perfectas, no de ser omnipotentes y no cometer errores, pero si de ser conscientes de nuestros errores y tratar de evitarlos, y de mejorar día a día y crecer como personas al lado de nuestros hijos. La buena noticia es que tu capacidad de trabajo aumentará exponencialmente, y habrá días que te descubras pensando ¿Cómo alguna vez antes de ser madre pude pensar que no tenía tiempo? 

Artículos Relacionados

12 comentarios

Responder

Ay Patricia,que te me metes en terrenos pantanosos… Jejeje.( espero que lo del máster y la merienda no fuese por mi.es broma)
Te diré que estoy de acuerdo con todo.porque yo misma viví depresión posrparto.por que?porque después de 9 meses de idílico planchado de ropita y decoración, te encuentras una noche dando a luz atada en camilla y como la cosa no progresa, te hacen un tajo criminal,se te suben encima y te sacan al bebé. El dolor y el desconcierto es espantoso.y luego la lactancia cuando una episotomia bestial no te deja pensar en nada.pues hala,un nolotil que para eso eres madre.
Después volver con el niño a casa y encontrarte con unos cólicos .con un,yo en esa cuna no me duermo,vamos,la vida patas arriba.
Y es cierto que a día de hoy haría todo de otra manera,que no dejaría que nadie me gobernase ni coartase mi instinto.
No se que decirte respecto a estar preparada para tener un hijo.a mi desde luego la frase ” te cambia la vida” me parece la ideal.
Ayer mismo hablaba con una futura mamá y hoy le envíe tu post.solo le dije,achucha a tu hijo tanto como puedas y desoye los comentarios del tipo: lo estas malacostumbrando con tanto colo.dejale llorar.
Porque si hay en tu post una frase muy mía,es que los niños no nos pertenecen.la respito constantemente y vale para mil casos.debería ser la máxima para las instituciones, padres y madres que maltratan ,etc.
Eso es una verdad que esta por encima de todo.
Y una vez que llega una vida a tus manos,,si de verdad quieres ser una buena madre, no hay otra premisa que ser consciente de ello.
Un beso

Responder

jajaja Rocío no! Es por ese club de quejas que prolifera entre un sector de madres, empujado por leches de fórmula, potitos, y leche sin lactosa… (en fin allá cada uno y su conciencia), alguien escribía un #tweetserio sobre hacer una hoja excel para enviar el tentempié al cole y me quedé muerta-matá. ¡Animo! si decides volver a ser madre seguro que luchas para que no te vuelva a pasar. Es hasta normal que la primera vez si en tu entorno nadie te pone sobre aviso que pienses que van a atenderte de cara a la evidencia científica siento que no hubiera sido así, me pregunto si a esa gente le remorderá la conciencia…

Responder

Estoy de acuerdo con casi todo lo que dices. Es cierto que la vida cambia, es cierto que ya no eres lo primero, que es un “trabajo 24 horas al día, siete días a la semana”. No toda mujer tiene porqué ser madre, que hay mucha presión, que los extremos se llevan la palma….Que la pareja se resiente. Pero el tema de la lactancia…ainsss….Yo soy una madre que lloró a mares durante las primeras semanas de lactancia….No había manera de que el niño cogiera el pecho, perdió muchísimo peso, intenté mil trucos y nada…Creo que la depresión postparto llamó a mi puerta hasta que contra todas mis creencias probé la lactancia artificial. Todo cambió y el niño por fin comió. La presión que sufres cuando te ven dando un bibi a un recién nacido es tremenda, algunas personas te hieren de verdad con sus comentarios, te hacen sentir mala madre….Que si el vínculo, que si la relación….En fin, no hay que criminalizar tanto la lactancia artificial ( no digo que en este post se haga aunque sí aprecio cierta negatividad hacia ella) porque en determinados casos no hay otra. Ahora estoy embarazada de nuevo y volveré a intentar dar el pecho, quizás salga mejor porque no voy tan a ciegas, pero si la cosa va por los mismos derroteros no pienso volver a sentirme culpable. Salvo este punto, mi experiencia con la matermidad ha sido preciosa, con sus momentos malos, su cansancio…Pero no hay nada que no cure ese sentimiento tan grande que ha aparecido en nuestra familia.

Responder

No hay ninguna criminalización de la lactancia artificial en lo que he escrito. Entiendo que con la cantidad de dinero que invierte la industria de las leches de fórmula es normal que la lactancia materna a pesar de estar mas que demostrado sus beneficios no esté asentada en nuestra sociedad como mayoritaria. No conozco tu caso concreto y entiendo que haya casos en los que la leche de fórmula sea la solución pero estoy segura también que serían los menos con una información adecuada, con un “empezar con buen pie” con un parto respetado, porque realmente con la lactancia casi todo lo que hay que hacer es seguir al bebé. Si tienes un parto respetado y no hay separación madre-bebé, es él quien trepa al pecho, se engancha y come prácticamente nada mas nacer.

Si estas embarazada de nuevo yo te animaría a ir ya a un grupo de lactancia para que puedas estar y hablar con expertas y estar en un ambiente donde lo normal es dar teta. Si fueras de Asturias te diría que sin duda Amamantar y Tere Rico para mi una personas de referencia ayudando a madres. La verdad es que a veces en función de las circunstancias de las que parta la madre no vale con querer dar pecho. Si consigues que no roben tu parto y te acercas a una asociación de lactancia materna antes de dar a luz verás como tu segunda lactancia será sacrificada pero será posible sin ningún sufrimiento.

Responder

Hola Patricia, te sigo desde hace años, gracias a ti descubrí que otro parto era posible, el porteo, a María Montessori, a Carlos González…. en fin que me gusta tu forma de plantear la maternidad y estoy de acuerdo en casi todo contigo y digo casi todo porque en mi opinión la lactancia artificial no va ligada a problemas futuros de alimentación de nuestros hijos. Yo tengo un niño de año y medio, durante los seis primeros meses le di lactancia mixta y ahora bebe solito del vaso y come exactamente lo mismo que nosotros, hay que darle siempre un cubierto porque ya quiere comer solo, a veces acierta y otras usa las manos como tiene que ser.
En mi opinión el problema no es el biberón, ni los triturados, ni los potitos (que tanto nos han ayudado a más de una madre que quiere ser una supermamá y a veces se queda en el intento), el problema está en pensar que un bebé de nueve meses no puede comer una pera, una tortilla francesa o un poco de pescado, en pensar que no saben masticar y se van a ahogar si no se lo damos todo triturado, si poco a les vamos introduciendo distintas texturas y no les acostumbramos a comer sólo purés también conseguiremos que desde bien pequeños coman de todo, desarrollando su curiosidad por probar nuevos alimentos.
Digo esto porque la lactancia materna no es tan fácil, mi hijo nunca trepó y se enganchó al pecho, falta información, asesoramiento, conciencia social y mucho trabajo para conseguir normalizar algo que debería ser normal pero mientras se consigue por favor, no hay que meterle miedo a una madre que cansada de untarse en Purelan ya no soporta los dolores que le producen las grietas y decide darle un biberón a su hijo diciéndole que le alteramos el paladar y que luego vienen los problemas.
Si algún día tengo un segundo hijo volveré a intentar darle el pecho y estoy segura que desde la experiencia y la madurez me será más fácil, pero es que a veces sólo os falta decir que un biberón es como si les diéramos un preparado de cianuro y cicuta.
Buff menudo rollo que he soltado para ser la primera vez, para lo próxima espero ser más breve jeje!!!
Por cierto, la última vez que le intenté dar un biberón a mi hijo me dijo que tururú, que prefería macarrones con tomate.

Responder

Hola Bea, me alegra mucho haber podido poner mi granito de arena para darte a conocer esas cosas, sobre todo el tema del parto porque es quizás en lo que las mujeres somos mas vulnerables. Lo que cuentas no es lo habitual, la alimentación es un poco como los partos te metes en la rueda de las intervenciones y vas de una a otra de cabeza. Lo normal con los peques que se alimentan con biberón es que los padres estén preocupados por la cantidad que comen y que empiecen con la alimentación complementaria a los cuatro meses y claro el miedo que dices y el pediatra, hace que primero tomen biberón luego biberón con cereales, después papilla, luego purés de verdura… hasta el año ninguna hoja pediátrica que haya caído en mis manos decía nada de que los bebés pueden hacer eso que ahora llaman “baby lead weaning” ese proceso es el que altera profundamente su paladar.

Hay una charla muy buena que puedes ver para entender de que forma la industria alimentaria influye en como se alimentan a los niños, te dejo el vídeo: https://youtu.be/TVImPgsaSa8 y gracias por el comentario, en ningún sitio dice que hay que ser escueto tú escribe todo lo que quieras! 😉

Responder

Estupendo post. Comparto todo lo que dices. Gracias a tu blog empecé a conocer más sobre el tema de la lactancia, a Carlos Gonzáles, el parto es nuestro y tu experiencia fue de gran ayuda cuando surgieron los problemas de lactancia con mis mellizos, que fue en el minuto cero. Me ayudaron, leí mucho y gracias a todo eso llevamos tres años de lactancia. Al contrario que otra mami que comenta sobre lactancia artificial y que la juzgaban por eso de forma negativa mi experiencia fue la contraria. Por la lactancia materna me han dicho de todo pero bueno, cuando te empoderas te da igual.

Responder

Un articulo interesante.Me ha gustado mucho.Gracias por decir lo que piensas. El vídeo muy interesante.

Responder

Hola Patricia, pues tengo que decir que aunque yo ya me había informado sobre el “baby lead weaning”, método del que sólo me quedé con la idea y lo adapté a mi ritmo, la hoja que nos dio el pediatra si recomendaba ir introduciendo poco a poco los sólidos, no hablaba directamente del “blw” pero si decía por ejemplo que se le podía dar carne para roer o verduritas cocidas.
Así que las cosas parece que empiezan a cambiar, aunque también me dijeron que a partir del cuarto/quinto mes si quería podía empezar a darle cereales y fruta así que ahí suspenso.
Tengo que ver el video que me envías, yo también intento en la medida de lo posible no darle productos en “plástico”, mi peque prefiere las galletas que le hace su abuela a las María de paquete, no son listos ni nada jeje!!!!

Responder

Hola Patricia te conocí hace 9 años cuando estaba embarazada de mi primer hijo, y a partir de ahí siempre te sigo, yo transite un primer embarazo y maternidad durante 4 años sola ya que el papa de mi hijo mayor estaba en otro momento de su vida y no pudo hacerse cargo de su responsabilidad, luego las cosas se acomodaron pero yo no pude perdonar, pero jamas le negué el contacto con nuestro hijo, es como decís y no solo para la mujer a veces los tiempos no son los correctos, en ese caso mi tiempo si, fui muy feliz sobre todo cuando pude soltar rencores y culpas, en ese momento se abrió mi corazón y en mi vida reapareció el amor, nos casamos y tuvimos dos hijos es realmente muy diferente criar hijos solas que criarlos con un compañero y no hablo de lo pesado de cargar con todas las tareas sino justamente de compartirlas cuando una se cree omnipotente correrse y permitir que otro acompañe también es difícil, es un trabajo diario de confianza en el otro y en uno mismo, confiar que lo estamos haciendo bien y que incluso en el error jamas fue intencional sino que estamos aprendiendo. La maternidad para mi es la mayor bendición es lo que me enseña dia a dia humildad y gratitud.

Responder

Muchas gracias Marina cuando me contáis el montón de años que lleváis al otro lado leyéndome siento una emoción tremenda. Cuando estás acostumbrada a hacer las cosas de forma autónoma y tomar tu todas las decisiones compartirlas es difícil te entiendo perfectamente. Un besazo!

Responder

Tienes mucha razón, todo no es de color de rosa como se cree pero merece la pena! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.