Hace unas semanas os comentaba como desde mi punto de vista es importante involucrar a los niños en la cocina además de por pura diversión, como una forma de hacerles partícipes de su educación nutricional. Como os decía, no es lo mismo prohibir ciertos alimentos de forma habitual, que hacer comprender a nuestros hijos que la obesidad es una enfermedad que nos puede afectar a todos y de la que nos podemos proteger llevando una alimentación sana y haciendo deporte. Esta frase que todos tenemos en la cabeza, sin embargo no es un concepto que los padres llevemos a la práctica, pensemos no solo en la alimentación que les ofrecemos a nuestros hijos sino en el ejemplo que reciben de nosotros. Si algo me ha quedado claro a lo largo de mi vida es que se educa mas con el ejemplo que con la palabra.

fondo-blanco copia

Es cierto que muchos padres nos esforzamos por tratar de proporcionar una alimentación sana y equilibrada a nuestros hijos pero nos encontramos con millones de dudas, tal vez porque nuestra educación nutricional no es del todo correcta o porque hay tantas corrientes en esto de la alimentación que no terminas de saber si lo estás haciendo bien o no. Los medios tradicionales nos hacen un flaco favor, muchas veces debido a modas de las que se hacen eco sin demasiado rigor y otras por una mayor lealtad hacia el anunciante que hacia el consumidor. Sin embargo hemos aprendido en parte gracias a blogs de divulgación científica serios (ScientiaEl nutricionista de la general, etc.) y a documentales como el que hoy compartimos, a leernos las etiquetas para comprobar que es lo que estamos consumiendo y en que proporción (sal, azúcar, grasas, etc.). A detectar las trampas que hacen las marcas con total impunidad, como el ya famoso truco del asterisco ya sea en alimentación, cosmética o nutricosmética. También hemos aprendido a blindarnos de las imágenes engañosas en sus productos, de los cambios de nombres etc.

Muchas marcas comerciales o cadenas de comida rápida se cubren con un velo de responsabilidad social patrocinando carreras, torneos deportivos, actividades infantiles incluso últimamente marcas de refrescos o comida preparada imparten cursos a bloggers para enseñarnos a comer de forma saludable para que luego transmitamos sus mensajes en nuestros blogs. Definitivamente el mundo al revés, sabiéndose como se saben parte responsable del grave problema de obesidad de nuestra sociedad. Pero peor que los engaños descarados o las campañas de marketing social-eco-responsable de pega, es la publicidad dirigida a menores. Desde mi punto de vista no hay nada mas ruin que la publicidad dirigida a los niños a esas personas que aún no están lo suficientemente formadas para disponer de filtros que les protejan. Aprovecharse de su inocencia y de la falta de tiempo de muchos padres, será legal pero es indignante.

rueda

Desde mi punto de vista, el documental que os dejo a continuación es imprescindible para cualquier padre, también para verlo con los niños o incluso para trabajarlo en clase de conocimiento del medio y pasar así de estudiar el tema de la nutrición como un concepto teórico, a hacerlo de una forma lúdica y práctica muy interesante. Dura casi una hora y media pero merece la pena. Podréis ver que enfermedades pueden estar detrás de un niño con sobrepeso, por qué la lactancia materna protege de la obesidad, la cantidad de azúcar que llevan los zumos de frutas envasados, los batidos, los refrescos, la grasa que lleva una simple bolsa de patatas fritas y un montón de situaciones que os darán que pensar sobre la sociedad en la que vivimos y de la que todos somos responsables (unos mas que otros, eso sí).

Ojalá que os guste y sobre todo que os sirva para cambiar algunas rutinas en las que los padres podemos caer fácilmente sin darnos cuenta. Estar bien informados y sobre todo tener una actitud crítica o mas bien escéptica que haga que cuando veamos la leyenda “está demostrado” sea donde sea: blogs, revistas, prensa, televisión, radio, marcas… exijamos inmediatamente el enlace al estudio o estudios donde se fundamenta tal demostración. Ese simple gesto nos evitará muchos fraudes y creencias erróneas y para quienes escriben o venden de forma tan irresponsable a día de hoy, les sería mas difícil engañarnos. Consciente o inconscientemente, allá cada uno.

Si queréis mas información sobre el tema, podéis ver en el enlace a continuación otro vídeo rodado en Estados Unidos llamado Fed up que incide sobre las mismas cuestiones, básicamente porque el de la obesidad no es un problema de un país concreto, sino mas bien una epidemia de nuestro siglo.

Artículos Relacionados

15 comentarios

Responder

En cuanto encuentre algo más de tiempo, veré el documental.
Me alegra mucho que trates temas tan variados en tu blog y con tanto sentido común, es un soplo de aire fresco y de cordura, gracias.
Me ha tocado la fibra lo de las campañas de marketing social-eco. Yo llevo años preguntando a quien quiera oirme que me digan, sobre determinada bebida de cola un solo anuncio en el que cuenten las virtudes (nutricionales) de su bebida, ya que asociar sus burbujas con felicidad… y ahora resulta (según último anuncio) que llevan desde siempre poco menos que salvando el mundo… ayyss perdón por la extensión, es que me altero! 😉

Responder

Yo he visto recientemente post que hablan de lo importante de la alimentación y de fondo una mesa y estantería llenas de refrescos, fotos en Instagram de potitos y purés enlatados y en el texto hablando del curso sobre alimentación saludable para los niños que han recibido por parte de la marca ¡Una locura!

Responder

A mí el tema de la alimentación me interesa desde siempre, en el blog lo resalto muchas veces y toda información me parece poca.
Mi hija mayor siempre ha comido bien y no me ha resultado difícil que su alimentación fuese equilibrada, pero el pequeño es el típico que comía mal mal remal, pero en lugar de tirar por lo fácil(porque si le daba unos nugetts de un burguer si que los comía) insistí, busqué información,leí libros, preparábamos comida juntos y poco a poco hemos ido llegando a una alimentación más o menos equilibrada.
Mi hija mayor ahora es vegetariana y en el blog explico como lo he hecho, poco a poco, con controles médicos y equilibrando mucho las grasas y las proteínas, yo no quería que eligiese esta opción pero tras años de insistencia hemos buscado la mejor opción posible.
Esta noche veré el documental, seguro que es muy interesante. Un besín.

Responder

En mi casa siempre nos han enseñado las bondades de una dieta equilibrada: un poco de todo y mucho de nada Y fíjate que luego en el papel de abuelos si yo no pusiera freno o si fueran abuelos mas presentes serian un gran problema en la alimentación de los niños quiero decir con esto que hay una generación a la que le cuesta dar la vuelta a los envases y que dan por hecho que al se vende malo no es por eso estoy de acuerdo contigo que la información es fundamental y este tipo de documentales muy entretenidos e ilustrativos pueden ayudar 😉

Responder

Esta noche veré el documental.
Desde q son bebés existen millones de zumos,galletas especiales,etc que invitan a cambiar el paladar de los niños.(haciéndonos adictos a lo dulce)..cajas con dibujos que les hacen berrear frente a las estanterías.
No sé si se hace en toda España,pero en galicia las escuelas públicas tienen un programa de meriendas para evitar los cómodos tentempiés industriales. Me repatea ver a un papá abriendo mil envases en el parque en vez de llevar un bocadillo y una fruta

Responder

Supongo que esos programas dependerán de las competencias de educación de cada comunidad. En Asturias que yo sepa no hay nada similar, dependiendo del centro te proponen que les envíes fruta de tentempié un par de veces por semana y si lo hacen les dan una pegatina. A todas luces insuficiente, yo creo que si dedicaran un ratito a trabajar por ejemplo este documental con los niños u otros similares dirigidos a los pequeños y cortaran el paso a iniciativas de marketing de marcas que bajo coartada educativa sería de gran ayuda pero supongo que lo definitivo sería una asignatura de nutrición…

Responder

Me ha gustado muchisimo el documental, la verdad con mi hijo tengo mucho cuidado en la alimentación, mi máxima es no tener nada en casa de patatas, bollos y comida basura… al final si quiere algo dulce cogerá fruta y salado algo de pan con jamón….Si yo cuando tengo ese tipo de comida no puedo resistirme que soy adulta como voy a pretender que lo haga mi hijo. Así no hay ni berrinches ni peleas, de donde no hay no se saca!! Al final también creo que los padres tenemos tanta tanta culpa, les damos de comer para que no se enfaden y nos molesten etc, la imagen en el documental de dos niños tirados en el sofá hipnotizados viendo la tv, lo primero que he pensado es; joder los padres que a gusto tienen que estar sin que molesten los niños (lease sarcásticamente) de la industria de la publicidad que voy a decir que no este dicho ya, pero es una industria con la que hoy no podemos luchar, por lo tanto la obesidad infantil para mi es culpa absoluta de los padres. Me ha gustado mucho el documental, gracias

Responder

Bombardear a los niños con publicidad y luego dejar toda la responsabilidad a los padres es bastante injusto sobre todo para aquellos padres que pasan poco tiempo por sus hijos debido al trabajo. Pero está claro que con nuestro ejemplo y nuestros hábitos podemos enseñar mucho a nuestros peques 🙂

Responder

Gracias por dejarnos el documental. La alimentación me parece un tema fundamental y pilar de la educación de nuestros hijos.

Biquiños,

Silvia

Responder

Encantada Silvia! Totalmente de acuerdo 🙂

Responder

Hola Patricia: empece a ver el documental…y no puede levantarme del sitio hasta que termino.
Estoy realmente asombrada de lo que he visto! es una realidad brutal. Me hizo reflexionar bastante, no solo sobre la alimentación, sino sobre todo lo que hay detrás, el marketing y como abusan de los niños con esa publicidad. Creo que los padres tenemos un papel esencial en la salud de nuestros hijos. Yo también tengo un hijo mal comedor, pero comentan mas arriba también me niego a ir por lo fácil, y mucho mas ahora.
Muchas gracias por compartir el documental.

Responder

Me alegro mucho que te haya gustado Carmen, a mi me encantó porque creo que es de ese tipo de documental que se hace muy fácil de ver y del que te pasas horas pensando sobre los diferentes aspectos que trata y da para muchas conversaciones familiares. Con mi hijo mayor historicamente “mal comedor” 😀 cocinar juntos, empezando por postres o platos a los que estaba ya acostumbrado, animarnos a buscar recetas, hablar sobre alimentación desde este tipo de enfoques… le ha servido un montón. También ir a comprar en familia, darles la vuelta a las etiquetas en el supermercado para que comprueba sus ingredientes, hablar sobre los porqués de esos ingredientes… Esas cosas sencillas le ha hecho ampliar su horizonte y abrir su paladar tanto como para comer todo tipo verduras a la plancha, pescados, atreverse a probar platos menos habituales y disfrutarlos (hace unas semanas se animó a probar una ostra frita y el fin de semana, jabalí que por su color negro en otra época hubiera sido impensable y encima le gustó) y claro como en nuestro caso tenemos 3 niños pues sus hermanas son esponjas que imitan lo que ven 🙂 Es muy gratificante, no tener que pensar en la comida como un momento de discusiones y poder ampliar los menús y alejarnos del sota caballo y rey. 🙂

Responder

No he visto el documental, pero mi opinión es que todo en su justa medida no es malo, si tomas un refresco o una pizza a la semana no pasa nada, si tomas 7 sí. Vamos que tampoco hay que agobiar a los niños con alimentación sana, que porque un día almuercen un donut o coman una bolsa de chuches no pasa nada, lo importante es que no sea su almuerzo o merienda habitual.

Responder

Echale un vistazo y verás que hay cosas que no deberían ser como son. Está claro que tomarnos una hamburguesa o una pizza o un refresco de forma ocasional no parece que sea ningún problema, el problema viene cuando vas sumando o cuando a los niños solo les atrae ese tipo de comida, cuando el agua se cambia por zumo y refrescos, cuando en el tentempié del cole sólo hay galletas y bollos día tras día. Sólo hay que darse una vuelta por cualquier colegio para comprobar que tenemos un problema muy serio con la alimentación. La forma de poder poner a la industria alimentaria en su sitio además de que tuvieramos gobiernos que no permitieran los abusos que comenten actualmente es la educación que los niños sepan como les/nos toman el pelo. Educar y agobiar son palabras muy muy diferentes y la salud es un pilar básico en la educación, por eso el ejemplo que les damos es tan o mas importante que lo que les decimos. Un paso sencillo para comprobar si lo estamos haciendo bien puede ser que anotemos lo que les damos de comer a nuestros hijos cada día y ahí metamos todos los tentempiés que acompañan a las comidas principales, con esa lista seguro que muchas familias sacan conclusiones sorprendentes. Si eres madre deberías ver el documental 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.