Sigo practicando mi destreza con el punto, debo decir que no con toda la buena fortuna que a mi me gustaría. A pesar de ello es una actividad que me encanta, sobre todo porque consigue relajarme muchísimo y eliminar en gran medida el estrés que muchos días se apodera de mi. Puedo empezar tejiendo muy nerviosa y al cabo de 5 minutos ya solo existe el punto en mi mente.

A mis hijos les hace mucha gracia esta nueva afición y son tan geniales que no parece importarles lo mas mínimo las tallas extra grandes o las mangas deformes de sus jerséis. Los bolsos que veis a continuación fueron uno de esos errores que han resultado todo un acierto. Estaba tejiendo un jersey y las mangas me salieron tan desproporcionadas que finalmente en lugar de deshacerlo opté por reconvertir el jersey en un par de bolsos conejito. Les están dando muchísimo uso y son tan personales que al final no he sentido que fuera una perdida de tiempo.

Quizás de todo lo que les he hecho de lo que mas orgullosa estoy es de sus bufandas, han sido lo mas gratificante: muy sencillas de hacer, muy rápidas y muy aparentes con sus lacitos incorporados.1

4

7

2

5

3

6

Si sois expertas tricotosas y queréis compartir vuestros secretos con una principiante como yo os lo agradezco. Si como a mi os apetece empezar a tejer, haceros con un par de agujas y un ovillo y poneros manos a la obra (ya os contaba en el anterior post como aprender los puntos básicos)  Una bufanda, un cojín, una manta, son pequeños proyectos que cualquiera puede llevar a cabo sin casi ningún tipo de habilidad. Y si realmente necesitáis una afición que os centre u os calme en momentos de tensión, hacer punto os va a venir muy bien. Si me seguís en instagram habréis visto que estoy haciendo un cojín en punto jersey así que por mi parte ¡seguiré practicando!

Artículos Relacionados

7 comentarios

Responder

Me encanta!!!!!! Yo soy negada para el punto, y no lo entiendo porque mi madre es una artista, de hecho tejía por encargo y se sacaba un sobresueldo porque se le daba genial, y encima nos hacía muchísimos jerseys a i hermana y a mí, y años después a mis hijos, se ve que el talento se lo quedó ella,jajaja.
Y el ganchillo ni te digo, nos hacía cada cosa y yo nada…
Te ha quedado todo chulísimo, yo por más que lo intento nada, tendré que dedicarme a otra cosa o mirar unas agujas muy muy gordas que seguro que me ayudan.
Besinos y muero de amor con esos bolsitos.

Responder

Igual es por la presión de que tu madre lo hacía tan bien que te exiges demasiado? Si te gusta teje porque te apetece sin que te importe demasiado el resultado 😉

Responder

Yo intenté tejer cuando estaba embarazada, pero no duré ni dos tardes! Fue un fracaso…
El bolsito conejo y la bufandita con lazo te han quedado genial. Seguro que tus peques van encantados con las creaciones de su mami 😉

Responder

Según mi corta experiencia el tipo de lana importa mucho, intenté tejer con una lana rosa finitas que me compré en una tienda cerca de mi casa y lo tuve que dejar porque era todo lo contrario a relajante jajaja. ¿Tal vez fue lo que te pasó a ti? 🙂

Responder

Ohhhhhh qué monada!!! Me encantan el bolsito y la cinta. Lo de la niña 😉

Responder

Los bolsos son monisimos. A mi me encantan las cosas hechas a mano.
He oído mucho decir que hacer punto relaja y este año empecé a pensar en aprender, pero al final no me he puesto, a ver si saco tiempo.

Responder

Relaja un montón! Te lo recomiendo 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.