Como ya te había contado en Instagram tenía muchas ganas de incorporar algún modelo de faldas cortas y con volantes a mi día a día. Desde mi punto de vista hay pocas prendas que se lleven mal con la luz del día si las combinas con prendas más troteras: prendas de algodón, sombreros, calzado plano, en general el tipo de prendas que todas tenemos en mente si pensamos en un look casual. La falda que ves en las fotos es en realidad un short como el que te enseñé en el post de las frambuesas. La he cogido algo holgada porque al ser bastante corta me resulta mucho más cómoda llevarla de este modo. Este tipo de falda nos puede dar un montón de juego tanto en este tipo de looks desenfadados, como en otros quizás más elaborados. Imagínatela con un cuerpo negro con la espalda al aire, unos tacones, pelo recogido y pendientes largos, lo convertimos en un look totalmente diferente. Prendas versátiles que como siempre te digo nos ayudan a maximizar el armario y sobre todo a que cada prenda siga resultándonos útiles el mayor número de temporadas posibles. 

La camiseta tiene un color que me gusta muchísimo, sobre todo con prendas negras. La llevaba también en la excursión a las Pozas de Truchas que compartía la semana pasada. Y las abarcas también te las enseñaba en uno de los últimos looks. Primer look de la semana desde mi vuelta a Ibiza, espero que te guste y sobre todo te resulte útil para montar tus propios looks ¡Feliz viernes!

Falda y camiseta Zara, abarcas Abarcate, Bolso ?, gafas Havaianas, resto de complementos Parfois

Hace unos días hacía una pequeña encuesta en Instagram sobre si queríais que escribiera mis trucos para que la vuelta de vacaciones no me suponga ningún problema especial: Ni síndrome, ni depresión, ni ninguno de esos términos  que como escribía el pasado año parecen creados para evitar la reflexión sobre nuestra vida. La respuesta fue afirmativa de forma casi unánime por lo ¡aquí tienes el artículo!

Lo primero de todo para olvidarnos de síndromes post vacacionales, es hacer un análisis de nuestra vida y así localizar si realmente lo que nos agobia es algún problema que hemos dejado aparcado durante las vacaciones para así poder dar con las solución cuanto antes. Sin embargo si lo que nos agobia es el hecho de no poder seguir estando más tiempo de vacaciones, estas son algunas cosas que podemos hacer para mejorar nuestro estado de ánimo:

  1. ¡A tope de power! Llegar directamente a trabajar no es la mejor opción pero si tienes pocos días de vacaciones puedes preferir llegar de viaje justo para el primer día laboral. Como esto lo vas a saber antes de irte, lo mejor es dejar preparada tu agenda para que los primeros días en el trabajo puedas seguir una lista de tareas y así ser más productiva. Tu mente puede que no esté al 100% con lo que si te has preparado antes lo que harás a la vuelta, solo tienes que ir haciendo e ir tachando tareas. El efecto fluorescente, ver como la lista disminuye, seguramente potenciará tu energía. 
  2. Empieza por hacer las tareas que te resulten más gratificantes, esas que cuando estás concentrada en ellas el tiempo vuela. Deja la parte que menos te gusta si es posible para cuando te hayas aclimatado o si no es posible ponle un horario concreto, por ejemplo en las horas centrales de tu jornada.
  3. Si tienes posibilidad de moverte hazlo. No pases  de estar todo el tiempo al aire libre a estar encerrada 8 horas sentada en una silla. Si puedes ponerte alguna reunión fuera de la oficina, algún papeleo… Buscamos actividades que te alejen de la situación de rutina y que formen parte de tu actividad laboral.
  4. Alimentación: lleva al trabajo frutos secos, agua, fruta, chocolate para tus temtempiés. Si comes en el trabajo que tus tuppers de la primera semana sean aquellos con los que más disfrutes. La alimentación es una fuente de energía.
  5. No olvides el ocio a la salida del trabajo. Volver a casa después de vacaciones implica tener que llenar el frigo, poner lavadoras etc. pero igual no hace falta que lo hagas todo los primeros días ¿se va a morir alguien porque la ropa sucia esté unos días más en el cubo? Disponer de ocio diario redundará en una mayor satisfacción personal y por tanto estaremos mas contentas dentro y fuera del trabajo. Al haber menos contraste, días de vacaciones: todo diversión. Vuelta al trabajo: todo obligaciones. La vuelta no será traumática. 
  6. Reparte tareas de casa: en días y entre los miembros de la familia. No te cargues de más responsabilidades. 
  7. Acepta tus sensaciones y/o sentimientos, no hay porqué estar siempre feliz, si pierdes la presión de estar permanentemente en la parte alta de la ola quizás vuelvas ahí sin ningún esfuerzo. Y sobre todo siendo conscientes de ese “no se qué” que nos pasa es únicamente el cambio de hábitos en menos que te des cuenta todo volverá a la normalidad. La actitud es la clave. 
  8. Si después de poner en práctica estos pequeños trucos te embarga igualmente la tristeza, o la desazón, piensa que  las cosas empiezan y terminan con lo que pronto volverás a acostumbrarte a la rutina y esa  sensación de desconcierto por la vuelta pronto llegará a su fin.

Resumiendo: análisis, conocimiento de nosotras mismas, organización, aceptación, pensamiento lógico y superación. Estos son mis trucos desde que trabajo por cuenta ajena, si te fijas tampoco son muy diferentes de cuando era autónoma únicamente en lo que se refiere a la gestión de horarios y en rendir cuentas -claro-  Aunque desde mi punto de vista no hay jefe más duro que la hipoteca del banco -jajaja- ¡Feliz lunes!

Hoy comparto con vosotras el libro que acabo de terminar estas vacaciones y con el que me has visto en alguno de mis stories en Instagram. Se trata de “La Sombra del viento” una novela de Carlos Luis Zafón que llevaba muchos años formando parte de la librería de mi marido y que yo aún no me había decidido a leer. Una historia ambientada en la Barcelona de la primera mitad del siglo XX en la que un chaval huérfano de madre y que sueña con ser escritor, descubre una novela que cambiará su mundo para siempre.

Intriga, suspense, historias de amor, amistad, tiranía y desprecio. La novela te atrapa desde el primer momento tanto por la historia en si misma como por la forma en que está escrita. Un libro perfecto para llevarte de vacaciones si aún no las has disfrutado o sencillamente para perderte en sus páginas y desconectar del mundo actual cuando salgas de trabajar. 

 

Lo que menos me ha gustado de la novela es la relación que hace en un momento dado entre prostitución y servicio público, no te doy más detalles para no desvelarte absolutamente nada de la historia. Tampoco el blanqueamiento que se hace al final de la novela de los episodios de malos tratos que sufre la madre de uno de sus protagonistas. El maltratador aparece al final de sus días como un hombre devoto y arrepentido de sus actos a pesar de la brutales palizas que propinaba sin pudor a la que un día fuera su mujer.

Más allá de estos detalles que se pueden achacar a unos personajes de principios de siglo XX que viven en un sistema patriarcal sin ningún tipo de conciencia feminista, he pasado muy buenos momentos alrededor de esta novela. Además de la forma en la que está contada la historia otra de las cosas que más me ha gustado es que en ningún momento fui capaz de imaginarme como iba a terminar ¡Feliz lunes!

En la localidad leonesa de Truchas hay multitud de rutas que puedes realizar como por ejemplo la ruta al lago truchillas que compartía hace unos años. Hoy comparto contigo una zona de baño preciosa conocida comúnmente como “Las Pozas de Truchas” Ya habían aparecido de fondo en este look y en diferentes fotos en mi perfil de Instagram pero aún no tenía un espacio dedicado en el blog. con fotos, indicaciones concretas sobre como llegar que tanto me habéis preguntado etc. En este enlace tienes la localización de Google Maps para que puedas encontrar las Pozas fácilmente.

Las pozas de Truchas es una zona de baño muy particular tanto por la belleza del paisaje como por su agua limpia y cristalina. La única pega es la temperatura del agua del río truchillas (afluente del río Eria). Si lo tuyo son las aguas termales te llevarás una gran impresión -jajaja-.  La mejor hora para el baño es por la tarde para dar tiempo a que la temperatura del agua suba algún grado, aunque para disfrutarlas en soledad lo mejor es acercarte por la mañana. Puedes pasar el día  haciendo un picnic y cuando el sol se oculte acercarte a conocer el pueblo de Truchas y tomar algo en su Bar-Tienda.

En el destacado #Leónesp te he dejado vídeos de nuestra última visita. Si te animas a visitarlas no te olvides etiquetarme si haces alguna foto, me hará mucha ilusión verte allí. ¡Feliz Viernes!

Los veranos en el pueblo son sinónimo de este vestido de estilo romántico que utilizo verano tras verano desde que lo estrené en el año 2015. Hoy lo llevo combinado prácticamente igual que entonces, -puedes verlo tu misma haciendo clic en el enlace- únicamente cambia el cinturón que llevo hoy y que en aquel look no llevaba, y el bolso de entonces que hoy no llevo. Por lo demás casi exactemente igual.  De hecho las sandalias con estampado de animal print me las han diseñado especialmente para mi basándose en el modelo que ves en aquel look ¡me encantan!

Me las han hecho en Abarcate una tienda de artesanía menorquina que tiene unos modelos muy bonitos y con una relación calidad precio excelente. Te dejo al final como siempre el enlace directo al modelo de sandalias que llevo para que si quieres un modelo como el mío lo puedas comprar online. Talla perfecto así que deberás elegir tu número habitual. Es una sandalia súper cómoda y para mi este modelo queda genial con todo tipo de looks. Me gusta un montón combinado como en el look de hoy con vestidos, pero también con shorts o dentro de un look sencillo con vaqueros y camiseta blanca le dan un toque muy especial. 

Vestido Shein, sandalias Abarcate, cinturón Day a Day

Como seguro imaginas disfruto un montón cuando una prenda resiste en mi armario temporada tras temporada y sigo sintiéndola actual. Ya sabes que para mi acumular no tiene ningún sentido, de hecho creo que cuando menos acumulamos más felices y libres nos sentimos ¡Feliz miércoles!

Ya sabes que por aquí nos encanta recolectar moras, frambuesas y toda clase de frutos que podemos consumir al natural o hacer tartas y mermeladashelados y bebidas Además con las frambuesas pasa con el calabacín, es una de esas plantas que sin apenas cuidados se dan estupendamente. En León estos días está el tiempo algo raro y quizás por eso las frambuesas este año van algo tardías o puede que alguien se me hubiera adelantado. El caso es que apenas me dio la recolección para la hora de la merienda pero como siempre disfruté enormemente con ese ejercicio tan saludable de “del árbol a la mesa”

Si tienes ocasión de plantar una planta de frambuesas no lo dudes, estéticamente no es bonita, al fin y al cabo tiene aspecto de zarza sin embargo es súper sencilla de mantener nada que ver con la planta de arándanos por ejemplo. Por cierto, en estas fotos puedes ver uno de mis looks de este verano, un total look de Zara. El colgador de las gafas por el que tantísimo me preguntáis en Instagram es de Parföis.







Falda y camiseta Zara, Colgador Parföis.

¡Feliz lunes!