La temporada de fresas ya ha empezado y eso implica que a veces aunque no queramos se nos acumulan fresas en casa que maduran demasiado rápido. Para poder aprovecharlas hoy te traigo una receta de una tarta de fresa tan rica como fácil de hacer. 

En el propio bizcocho ya le añadimos fresas cortadas en trocitos, y también las añadimos al relleno, una nata especial para rellenar o recubrir pasteles que tiene una mayor consistencia. Esta receta se puede conservar perfectamente 3 días en el frigo, más tiempo no lo sé porque cada vez que la hago en casa ¡vuela!

 Ingredientes.

Para el bizcocho: 200 g de harina, 200 g de mantequilla, 130 g. de azúcar, 1/2 sobre de levadura, 4 huevos, fresas cortadas en trocitos.

Para el relleno: 300g de nata líquida para montar, una cucharada sopera de queso crema philadelphia, 3 cucharadas de azúcar. Fresas

Para decoración: 5 onzas de chocolate 90% y 7 fresas.

Preparación.

Se bate la mantequilla y el azúcar hasta conseguir una crema esponjosa. Se va añadiendo los huevos uno a uno sin dejar de batir. Luego se le añade el harina y la levadura tamizándolas y mezclándolas bien. Ponemos las masa en el molde que habremos cubierto con papel de hornear y añadimos los trozos de fresa al gusto procurando repartirlos de forma uniforme por toda la masa. Lo llevamos al horno precalentado a 190 grados y dejamos que se haga durante unos 30 minutos.

Una vez listo el bizcocho lo dejamos enfriar y a continuación lo cortamos por mitad. Mientras tanto hacemos nuestro relleno, sacamos la nata para montar del frigo, necesitamos que esté bien fría y la batimos procurando que el molde donde lo hacemos esté también frío. Le añadimos una cucharada sopera generosa de queso crema, el resultado no sabe a queso y sin embargo la textura de nata que conseguimos es muy buena tanto para el relleno como para la cobertura. Según está batiendo antes de que la nata se empiece a montar añadimos las cucharadas de azúcar en forma de lluvia, al cabo de unos minutos veremos que la nata ya está montada. Para asegurarnos de que tiene la consistencia adecuada nos fijaremos en que las varillas dejan un surco dibujado bastante marcado.

Ponemos una cantidad de nata sobre una de las partes del bizcocho, añadimos los trozos de fresas a nuestro gusto y la tapamos con la otra parte del bizcocho. Llevamos al microondas las onzas de chocolate y dejamos que se derrita 20 segundos, al cabo de este tiempo removemos con una cuchara para ver si se ha fundido, si no lo está lo dejamos en intervalos de 10 segundos hasta que se derrita. Mientras tanto cubrimos la tarta con otra porción de nata. Yo lo he hecho con una espátula haciendo movimientos para que en lugar de lisa quede con dibujo. Ayudados con una cuchara bañamos las fresas que tengamos seleccionadas para el topping de la tarta y las colocamos sobre la tarta. Por último decoramos dejando caer hilitos de chocolate sobre la tarta.

Ya ves que es muy fácil de hacer, para ser una tarta casera queda bastante bonita y te aseguro que está buenísima. Si te animas a hacerla me encantaría ver una foto del resultado, puedes etiquetarme @compartemimoda para verla ¡Feliz miércoles!

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.