Esta semana he podido tachar gracias a Leroy Merlin uno de los puntos de mi lista “To do 2015”: Instalar suelo de madera en nuestro salón cocina. Siempre me ha llamado la atención esa tendencia que se tiene a suponer que los hombres tienen incrustado en su ADN un código manitas y las mujeres una señora de la limpieza. La educación (la mala por supuesto) hace que aún hoy nos pongamos límites o no en función de nuestro género, y eso no tiene ningún sentido. ¿El bricolaje es cosa de hombres? ¿las tareas domésticas de mujeres? Objetivamente no. El interés y la práctica nos harán mas habilidosos en las diferentes tareas y en eso el género tiene poco que ver.

1

Con eso en mente nos lanzamos a realizar una actividad que ciertamente dentro del bricolaje no es de las mas sencillas. Para instalar el suelo de madera teníamos este video de guía y muchas ganas de ponernos manos a la obra. La primera parte colocar el aislante desde luego fue lo mas sencillo.

3

A partir de ahí descubrimos algunos inconvenientes, los principales: calcular los cortes correctos de la madera en los muebles de la cocina y en las esquinas y llevarlos a cabo sin maquinaria automática.

2

Para solucionarlo finalmente nos echaron una mano unos amigos que tenían una maquina de cortar automática (la nuestra era manual) y destreza para enseñarnos la forma correcta de hacerlo. Al final convertimos una tarea de bricolaje en la fiesta del bricolaje donde pude aprender de forma práctica como instalar un suelo de madera laminado.

Como contaba en Instagram montamos una barbacoa, pusimos música y pasamos todo el día trabajando, pero de un modo divertido, es genial contar con amigos que te echen una mano. El resultado no me puede gustar mas, la madera aporta una calidez y le da un punto hogareño a nuestro salón cocina que me encanta.  Os aseguro que el bricolaje no es cosa de hombres, te animo a que investigues y pruebes en aquellos objetivos de tu lista “To Do” y si puedes conseguir que alguien te enseñe ¡aún mejor!

Artículos Relacionados

2 comentarios

Responder

No puedo estar más de acuerdo contigo, me molesta mucho cuando una mujer comenta que espera que su marido le haga cualquier tarea de bricolaje, por simple que sea, cuando ni siquiera lo ha intentando. En mi casa el bricolaje lo hago yo porque siempre me ha gustado hacer cosas con mis manos y me siento orgullosa de poder hacerlo yo misma, y mi marido no tiene ningún problema con eso. No nos limitemos a hacer lo que los estereotipos nos marquen, si no sólo aquello que nos haga sentir bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.