Hace bastante tiempo que no hacíamos un postre de los chocolatosos que tanto nos gustan, porque como sabréis las que me seguís en Twitter hemos tenido algunos problemas con el chocolate ya que el nuestro tiene que ser libre de trazas de frutos secos (al menos sin avellanas, ni nueces) y desde que las pepitas de chocolate de Mercadona cambiaron de fabricante ha sido muy difícil de encontrar. Pero por fin hemos dado con un chocolate que nos encaja por su composición y porque está muy rico. Se trata del chocolate Santocildes un chocolate artesano realizado en una fabrica que únicamente utiliza almendra. Según me ha explicado, además, limpian las máquinas escrupulosamente ya que en la misma máquina se realiza por ejemplo el chocolate blanco y el chocolate negro. Si tenéis este problema, echad un vistazo al link que os hemos puesto porque además seáis alérgicos o no, es un chocolate artesano muy rico.

La receta integra la podéis encontrar en el blog Kanela y Limón del que ya os habréis dado cuenta que por aquí somos muy fans. Esta vez únicamente hemos hecho un par de modificaciones: en la crema de leche le hemos añadido sólo una cucharadita tipo café de miel y a la cobertura de chocolate le hemos puesto un poquito mas de mantequilla y le hemos añadido dos cucharadas de leche condensada para endulzarlo. Por lo demás hemos seguido la receta paso a paso con un resultado delicioso y además ha sido todo un juego de niños.

Empezamos preparando el bizcocho. Para ello ponemos en un recipiente 50g. leche, 50 g de aceite, las 4 yemas,  80 g de harina, 20g de azúcar y una pizca de sal. Con unas varillas, removemos hasta mezclar. A parte batimos las 4 claras a punto de nieve y les iremos añadiendo 50g de azúcar en tres veces. Dejaremos de batir cuando se formen picos suaves. Unimos ambas mezclas con movimientos envolventes y volcamos la crema resultante en una bandeja de horno cubierta con papel vegetal. Introducir a horno precalentado a 160ºC durante 15 minutos. Retiramos la plancha de bizcocho del horno y la volcamos sobre un nuevo papel vegetal, retiramos el que ha ido al horno y con el que está debajo enrollamos y lo dejaremos así hasta que se enfríe por completo…

Mientras tanto preparamos la crema de leche, y para ello tan solo hay que mezclar los ingredientes: 100g de nata montada 80g de leche condensada 1 cucharadita de miel. Una vez frío el bizcocho, lo desenrollamos, lo cubrimos con una fina capa de la crema y lo volvemos a enrollar…

Lo dejamos enfriar una hora en la nevera y procedemos a cortarlo en rodajas de algo más de 1cm. Colocamos las porciones sobre una rejilla (colocando un plato debajo para recoger el chocolate que se va a caer) y las bañamos con cobertura de chocolate que habremos hecho calentando 200 gramos de chocolate y 75g de mantequilla al micro añadiendo a la mezcla luego 50 g de agua dos cucharadas de leche condensada.

Dejar enfriar hasta que el chocolate se endurezca y servir. Sin duda lo mas complicado de todo el proceso fue salvar algunos phoskitos para enseñaros la foto con el resultado final. Si cualquier día de este verano os apetece tener a los peques entretenidos un buen rato yo no lo dudaría ¡A cocinar!

Artículos Relacionados

2 comentarios

Responder

Haré esta receta ..tanto el brownie como el tiramisu un exito. Estoy enganchada a tu blog

Responder

Como me alegro! la verdad es que siempre solemos probar las recetas varias veces antes de compartirlas para certificar que salen bien…luego claro ya depende de los gustos de cada una :))

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.