Hoy comparto un look con cuatro prendas que este año estoy utilizando muchísimo: pantalón ajustado con rayas laterales, vestido oversize, botines calcetín  y abrigo amarillo. Las únicas de esta temporada son los botines y el pantalón, el vestido es de la primavera pasada pero da la casualidad que es del mismo color que una de las rayas del pantalón y eso me animó a llevarlo junto y me encanta el resultado.

El abrigo es un básico de mi armario, seguro que te has dado cuenta si me sigues en Instagram donde a veces aparece algún look de refilón que no sale en el blog porque se parece demasiado a otros que ya he compartido. Por cierto, hablando de Instagram, está claro que la conversación se ha pasado definitivamente a las redes sociales porque aunque algunas seguís dejando aquí vuestros comentarios es allí donde os soléis animar más. A propósito de mi particular visión de la Navidad alguien se molestó porque promulgara que para mi la Navidad es una fiesta familiar con valores distintos a los religiosos, ya sabes que soy una atea convencida.

A mi la discrepancia nunca me ha molestado, defiendo que cada uno viva como quiera y que muchas veces compartir nuestra visión de la vida puede ayudar a personas que no se han parado a pensar porqué les rechina esta u otra cuestión. Alguien dijo que yo soy más de Yule, de Natividad más que de Navidad y es cierto. Yule originalmente duraba doce días y el cristianismo lo asimiló a la Navidad. La fiesta de Yule tiene su origen en la Escandinavia precristiana. Constituía sobre todo una fiesta de la familia y estuvo siempre dedicada a la fertilidad y a los solsticios. Una festividad donde también se recordaba a los ancestros, los amigos ausentes… Así vivo este tiempo desde hace años, seguro que alguna de vosotras recuerda el año que os deseé una muy feliz gravedad 😉

Pantalón, vestido, abrigo y botines Zara (diferentes temporadas) Bolso ?

Resumiendo, viste como quieras y vive cómo (y dónde) quieras. Nadie tiene derecho a marcar nuestro camino ni a juzgarnos más que nosotras mismas. La gente que es tan imperativa me recuerdan a la mítica escena de en busca de la felicidad personas que lamentablemente se sienten incapaces e intentan decirles a los demás lo que pueden o no pueden hacer, decir, pensar, sentir o compartir. Así que ¡Feliz Navidad! ¡Feliz Yule! o ¡Feliz Gravedad! y por supuesto muy ¡Feliz miércoles!

Artículos Relacionados

3 comentarios

Responder

El abriguito amarillo me requetencanta.
Estás preciosa!!

Un besito!

Responder

Hola
A mí la verdad me da igual como vive la navidad la gente es que ni se como la vive
Porque por ejemplo tu como haces con regalos no das si das ? Las cenas del 24/31 haces.
Es q yo creo q al final da igual que religión seas están los regalos de Papá Noel o reyes que la cuestión es no desbordarse ni desmadrase solo lo q se quiere o se necesita y ya y luego las cena se pues si no tienes familia o t llevas mal pues con amigos o sino de viaje y si tienes familia y bien pues se cena lo q más o menos le guste a todos y ya está tampoco es dejarse un riñón en comprar comida ni sentarle mal por comer demasiados
Es q no se yo creo que la vida es sencilla pero mucha gente la complican
Yo la verdad ni m pongo a pensar q significan o dejan de sgnificar ni las vivo especiales están esos días claves y el resto vivo igual que siempre ni quedo más porque sea navidad ni visto dif ni nada
Tb puede q sea yo aburrida o cero espíritu pero es q veo q no hay q profundizar más que cada uno haga o compre o coma lo q quiera para niños lo ideal sería con cabeza sin desmedida no veo normal pedir dinero para vivirlas

Responder

Me encanta tu abrigo amarillo, ¿será porque yo también me he comprado esta temporada uno de ese color? Pero el mío es de “Mango”.
Feliz Sábado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.