4¿Has pensado tu forma de comportarte ante el espejo? ¿Tu forma de hablar de tu aspecto con los demás? y sobre todo ¿Delante de tus hijos? Si nos mostramos ante nuestros hijos como personas críticas con nuestra imagen, si nuestra valoración personal empieza por la imagen que devuelve el espejo, si nos pasamos la vida a dieta ¿Qué les estamos enseñando a nuestros hijos?  

“No quiero que mis hijos me vean cada día quejarme sobre mi aspecto, quiero que me vean cuidarme y quererme porque soy su ejemplo y aprenden mas de lo demuestro con mi comportamiento que de lo que digo”

Estas palabras no son mías, pero las suscribo totalmente. No quiero enseñar a mis hijos a mirarse con ojos críticos, ni mostrarles el camino hacia el mundo de los complejos estéticos, muy al contrario quiero que se acepten y se valoren tal y como son.

Seguramente que si echamos la vista atrás, muchos de nosotros empezamos a percibir nuestras imperfecciones gracias a la ayuda inestimable de los adultos que nos rodeaban. Yo no quiero ser una de esos adultos ¿Tú quieres serlo? 

Artículos Relacionados

4 comentarios

Responder

Hola!!!! Yo siempre lo he intentado y creo que más menos lo he conseguido aunque es invebitable que ellos encuentren cosas que no les gustan de sí mismos.
Lo bueno de este enfoque es que simplemente cuando tienen algo con lo que no están conformes es que no se dedican a lamentarse sino que buscan soluciones, por ejemplo si es para adelgzar pues hacer un poco de ejercicio, si es con el pelo, pues cambiar algún hábito en el lavado, son ejemplos de cosas sencillas pero lo principal es que sepan disfrutar de la vida y tengan una adolescencia y una vida adulta segura. Un besito.

Responder

Siempre podemos tratar de mejorar por supuesto y ayudar a nuestros hijos en su camino claro! pero también me doy cuenta que muchas veces todo sería más sencillo si aprendiéramos a mirarnos y tratarnos con cariño y respeto y hacerlo también con quienes nos rodean. Nuestras diferencias nos hace únicos! 😉

Responder

No puedo estar más de acuerdo Patricia, aunque no siempre lo consiga pues siempre he sido demasiado critica conmigo misma y me cuesta cambiar ese hábito…los niños nos enseñan tantas cosas!

Responder

Es cierto! La maternidad consciente es otra gran oportunidad para crecer y aprender ¡tantas cosas! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.