Como os confesaba vía Twitter Santa Gertrudis de Fruitera es uno de mis lugares preferidos de Ibiza. Me gusta tanto que hasta su nombre tan sumamente sonoro me hace esbozar una sonrisa. Este pequeño pueblo tiene para mi el encanto, tranquilidad y belleza perfectos que hace que puedas pasar pequeños momentos inolvidables y llenos de paz simplemente paseando por sus calles, tomando algo en alguno de sus bares o restaurantes, llevando a los niños al parque o comprando en alguna de sus tiendas.

A pesar de ser muy chiquitín dispone de tiendas de artesanía, ropa y accesorios, galerías de arte y gran cantidad de bares y restaurantes… Quizás el mas conocido sea el Bar Costa por sus deliciosos bocatas -ya os contaba en Instagram que para mi el secreto está en el pan-. Pero hay muchos mas, tranquilos bares de comida sana y cocteles, cafés con buena representación de café italiano y dulces muy ricos etc.

Un lugar auténtico, encantador y multicultural -muchos días en el parque el idioma oficial era el juego porque había niños de Irak, Francia, Milán, Inglaterra, Argentina… por supuesto también españoles y locales-. Un rincón bohemio alejado del postureo y que a pesar de su gran belleza goza de la tranquilidad del turismo familiar del que también dispone Ibiza.

Artículos Relacionados

4 comentarios

Responder

El Turismo familiar en Ibiza es posible jeje Preciosas fotos.

Este año ya no me da tiempo pero el año que viene a ver si puedo disfrutar de un “verano familiar en Ibiza” Estaría genial 😉

Responder

El Turismo familiar en Ibiza es posible jeje Preciosas fotos.

Este año ya no me da tiempo pero el año que viene a ver si puedo disfrutar de un “verano familiar en Ibiza” Estaría genial 😉

Responder

Unas fotos espectaculares!!

un besito!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *