Como tal vez sepas he dado varias charlas sobre internet dirigido a familias, en ellas me ha llamado mucho la atención la preocupación que sienten padres y madres ante la posible dependencia de sus hijos hacia internet, la tecnología, con el móvil como el principal elemento de peligro en sus vidas. Y no es de extrañar, las enfermedades derivadas de internet o del uso del móvil pueblan los medios de comunicación alertando a la sociedad  pero ¿qué hay de cierto en esas enfermedades?

La realidad es que la adicción a Internet (ni ninguno de los trastornos derivados de las nuevas tecnologías), ha ingresado como desorden mental en el manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales que edita la Asociación Americana de Psiquiatría. José Miguel Gaona, psiquiatra y Doctor en Medicina por la Universidad Complutense de Madrid, que dirige el Instituto Neurosalus, especializado en el tratamiento de la depresión y las adicciones dice en este artículo súper recomendable de El diario “Internet per se no produce adicción. En 25 años de profesión no hemos visto ni una sola persona que fuese -con los síntomas propios de una adicción-, adicta a internet”.

juegosonline

Internet y las redes sociales han supuesto el mayor cambio social de los últimos tiempos. Por un lado porque ha hecho que personas nada interesadas en la tecnología se acerquen a ella y le encuentre diferentes utilidades con las que han mejorado sus vida. Y por otro porque nos ha abierto a todos un mundo de posibilidades que hace apenas unos años serían impensables ¿Recuerdas lo que significaba hace apenas 10 años comunicarse con familiares que estaban lejos, informarse, hacer compras, organizar viajes, compartir información? y esto es solo un pequeño ejemplo.

Es curioso como a pesar de todo eso,  internet y las redes sociales causan un gran rechazo y desconfianza en nuestra sociedad.  Efectivamente los medios de comunicación, los periódicos, revistas, radio y televisión tienen mucho que ver en ese rechazo y desconfianza por como han afrontado la aparición de internet. En parte por una escasa formación tecnológica que deriva en una tecnofobia brutal y en parte por un interés claro relacionado con la perdida de consumidores y la relación que eso tiene con los ingresos publicitarios.

Adicción a los bares, adicción a la comida preparada, adicción la televisión, adicción al fin de semana, adición a mirar por la ventana ¿Te imaginas algo parecido? En todo caso podríamos hablar de un mal uso de nuestro tiempo ocio que seguramente esconderá las carencias o problemas de cada uno tenga. Pero hay una gran diferencia entre un abuso o un mal uso y una patología.  Efectivamente pasarse todo el día conectados a internet no es bueno, como no lo sería pasarse el día viendo la televión o mirando por la ventana, pero sería ridículo inventarse una enfermedad al respecto.

aparatos

¿Y que pasa con los jóvenes, con los niños?¿A qué edad es aconsejable que los niños tengan dispositivos móviles? ¿Ordenador, tablet, móvil, cuál es el mejor dispositivo? Y en todo caso ¿A qué edad ofrecemos a los niños estos aparatos? ¿Cuánto tiempo es aconsejable que dediquen a este tipo de dispositivos? ¿Cómo puedo saber si mi hijo está realizando un uso correcto de la tecnología? Aunque desde mi punto de vista las preguntas que todos nos deberíamos hacer son ¿Cómo puedo acompañar a mi hijo o hija de forma segura en su faceta online? ¿qué hace mi hijo cuando está en internet?

La respuesta a la primera pregunta es sencilla, formándote. No hay más, si tú no sabes cruzar la calle no podrás enseñarle a tu hijo a hacerlo, por lo tanto si tú no dominas internet, si no sabes diferenciar una noticia de un bulo, no detectas cuando te están manipulando, si no sabes para que sirven las redes sociales, que permisos les das, quien puede leer tus conversaciones, cuales son públicas y cuales privadas, si te estás o no geolocalizando, si no sabes comprar un libro por internet, si no tienes claro como controlar el uso de internet que hace tu hijo como lo haces con la televisión, las visitas al parque etc. No estas ejerciendo de forma responsable tu faceta de padre o madre que los niños de hoy en día necesitan. Y lo peor es que eso dejará a los niños desprotegidos y expuestos a peligros reales que por otro lado son exactamente los mismos que tendría un niño o una niña solo en plena calle.

A mi me hace gracia especialmente cuando pasada una edad los padres aluden a su responsabilidad destacando  “no, pero mi hijo aún no tiene móvil” sin embargo está en el grupo de whatsapp del colegio, y hace tiempo que utilizan el móvil de su madre o de su padre, en el que tiene descargados varios juegos en los que juega online con desconocidos, móvil en el que navega a su libre albedrío. ¡Ah! ¿Qué el problema es tenerlo en propiedad? ¡Acabáramos! De verdad seamos serios, si tu hijo utiliza tú móvil, tú hijo no tendrá móvil en propiedad pero utiliza el móvil y si no le has explicado previamente qué puede y qué no puede hacer, qué información puede y no puede compartir, quien está leyendo sus conversaciones de whatsapp, le has dejado solito en plena calle como el resto de padres que han hecho exactamente lo mismo, pero ofreciendo la experiencia a través de un aparato propio.

movil

La tecnología es algo imparable, no es buena ni mala por si misma, podemos tratar de entender sus ventajas y evitar sus inconvenientes o sumergirnos de ese ambiente de tecnofobia y de miedo a lo desconocido que en realidad frenará el desarrollo de tus hijos. Mi punto de vista es que no deberíamos privar a los niños de aprender a manejarse en el mundo que les ha tocado vivir, la tecnología es de gran utilidad también para los menores ya que les van a servir de ayuda en su educación y desarrollo, además de formar parte de  su tiempo de ocio. Desde un punto de vista racional la cuestión no sería tanto a que edad tener o no móvil, tablet u ordenador sino que uso le van a dar. Deberían conocer como funcionan las herramientas de las que disfrutan, deberían aprender sobre pensamiento crítico y claro para que ellos aprendan alguien tiene que enseñarles. Porque lo siento mucho pero eso de los nativos digitales es otro camelo. Si no me crees solo un ejemplo: has nacido con coches en la carretera, ¿acaso no has tenido que sacarte el carnet de conducir?

Olvidémonos de dejarnos llevar por el miedo, superémoslo con conocimiento y ayudemos a nuestros hijos e hijas a vivir en el mundo que les ha tocado hacerlo de una forma racional. ¡Espero que este artículo ayude!

Artículos Relacionados

9 comentarios

Responder

Gracias por este post superinteresante para los que tenemos hijos .
Efectivamente hay que educarles en el mundo que les ha tocado vivir.
Empleemos las nuevas tecnologías en positivo.
Otra vez gracias Patricia.
Ana

Responder

Gracias me alegra que te haya gustado!

Responder

Super buen artículo, Patricia.
El otro día escuchaba lo mismo en la radio aquí en Italia.
El periodista que dirige el programa comentaba una noticia que decía “Si tu hijo pasa 5 horas al día conectado, tiene un problema serio”. Èl lo rebatía diciendo que, hace 20 años, había niños que pasaban 5 horas delante de la tele (por ejemplo, 30 min la mañana antes de ir al cole mientras desayunaban viendo los dibujos animados, 1 hora en la pausa si venían a comer a casa, 1 horita por la tarde y dos horas en la noche) y nadie lo consideraba patológico. Además, estando delante de la TV, la actividad intelectiva era inferior, ya que no buscas lo que deseas, sino que recibes aquello que te “propinan” y punto.

5 horas online hoy en día es sencillo (hablo de niños no tan peques): búsqueda de información, comunicación con otros, trabajo, relax (si, comprar online, leer revistas….aunque sea online, eso también es leer!)

Yo en este tema veo que hay bastante prejuicio y poco análisis detallado.

Lo que si me da miedo es cuando veo una familia en la mesa de un restaurante, cada uno mirando a la pantalla de su móvil….pero es cuestión de educación, como tu bien dices.

Gracias por tu post.

Un abrazo desde Italia.

Responder

Gracias Patricia, a mi es que me sorprende muchísimo como la gente en general abraza cualquier teoría sin pedir las pruebas en las que se sostienen. Así nos va por otro lado, en general somos tan crédulos basta con que alguien diga que es médico, o psicólogo para que a la gente le cuelen lo más peregrino. “Lo dijo un médico, lo dijo un psicólogo, lo dijo la policía, salió en la tele, yo creo, dicen los expertos… detrás de este tipo de introducción siempre suele haber un bulo, una mentira o una premisa no justificada pero no aprendemos. Y ahora el demonio es el móvil en manos de un niño y que si móvil a los 14, que si móvil a los 18, porque resulta que los adolescentes no se relacionan más que con el móvil y tienen problemas por culpa del móvil, cuando si de verdad fuésemos serios y analizásemos problema a problema veríamos que esos problemas que constantemente se citan no nacen precisamente del móvil, lo fácil es echarle la culpa al móvil.. En fin… espero que leer mas cosas como este artículo u otros que se han escrito en este mismo sentido aporte algo de cordura.

Responder

Otro post incendiario!;)
Estoy de acuerdo.con todo.
Mi hermano puso internet en casa hace ahora 20 años y eramos unos bichos raros.de mis mejores experiencias saco haber hecho amigos de otros países y haber ido incluso a visitarles.
Y no soy ninguna friki

Responder

jajaja con espíritu divulgativo Rocío y con fuentes para que quien quiera pueda seguir tirando del hilo 😉

Responder

Simplemente genial el post. Totalmente de acuerdo.Gracias

Responder

Para enseñar hay que formarse totalmente de acuerdo, pero formarse no significa hacer un curso o ir de mentor sin tener titulación, eso se llama intrusismo, para formar como mínimo hay que tener una titulación y unos estudios tecnológicos. Porque aunque haya muchos que vayan de expertos, podrán catalogarse como quieran, pero en realidad los y las que tienen esa posibilidad de orientación no son otros que los que tienen ingenierías informáticas reales, los que se han partido y parten estudiando, realizando estudios científicos y demás profesionales, (profesionales acreditados). El resto, deberían consultar todas estas dudas con unos de ellos, que sepas cuatros cosas o leas post no te hace ingeniero ni científico. Lo dicho, si quieres un trabajo profesional lo mejor es ir a un especialista. Cuando estamos enfermos vamos a un médico, cuando tenemos dudas ante la tecnología, deberíamos ir a un o una ingeniera… No a un panoli que no tiene estudios literalmente.

Responder

Gracias por tu comentario Elena, aunque no estoy de acuerdo me temo que no hay una formación que sea “experto en internet” te daría muchos nombres de personas que son excelentes expertos en estas temáticas a los que yo personalmente admiro: Enrique Dans, Carlos Urioste, Javier Martín, Juan García… y cuyos estudios o profesión no tienen nada que ver ni con la informática ni con la ingeniería también te podría dar ejemplos de ingenieros o informáticos que no tienen ni idea de redes sociales ni sabrían asesorar a ningún niño o familia.

Entiendo que a algunas personas os sobrepase porque la verdad es que en esto de internet la gente que hemos entrado hace 10,12,15 años y los que ya estaban esperando con recortes de revistas de tecnología incluso antes haciendo sus webs en sus ordenadores no se han formado a través de una carrera porque directamente no la había, ni si quiera en ingeniería informática. Las redes sociales ni siquiera existían hace apenas 7 años. En esto me temo que el movimiento se demuestra andando, efectivamente hay mucha gente que va de experta y no lo es pero desde mi punto de vista la “titulitis” en esto no tiene cabida y no. Es mas te diría que ser médico no implica ser o tener una mente ciéntifica sino no entraría la pseudociencia en las consultas médicas y vaya si en algunas entran. No se que panoli te habrás encontrado dando cursos sobre este tema, si quieres te puedo recomendar unos cuantos buenos aunque nunca les he pedido el título de lo que estudiaron hace 20 años 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.