Si los niños y niñas de hoy en día siguen pensando que machismo y feminismo son la misma cosa pero al contrario como creían la mayor parte de los chicos y chicas de mi generación, esta sociedad, los padres de estos chicos y chicas, y sus profesores, no están haciendo bien su trabajo. Para mi es importante que en lugar de claudicar y aceptar nuestros errores como inevitables, escudándonos en que no somos perfectos, aquellos que rodeamos a la infancia busquemos un aprendizaje continuo para ser capaces de dar lo mejor de nosotros a nuestros hijos o alumnos.

En 2016 un niño o una niña que acaba el colegio en sexto de primaria lleva al menos 6 semanas de igualdad a sus espaldas. Si después de seis semanas un niño o una niña de doce años no sabe que feminismo significa igualdad de derechos y oportunidades entre hombres y mujeres. Y que machismo significa superioridad del hombre frente a la mujer. Si ni siquiera es capaz a definir el problema ¿cómo van a poder detectarlo y censurarlo en su día a día?

ejemplo.A lo largo del día un niño o una niña vive un montón de situaciones de las que aprenden en silencio: Se levantan, alguien hace el desayuno, alguien coloca la ropa, alguien guarda los tentempiés para el cole, alguien recoge la mesa, se habla, alguien les lleva al colegio, quizás de camino al cole alguien pone la radio y se oye un programa o tal vez suene música, esa música además de un ritmo tiene una letra. Llegan al cole, se encuentran con sus amigos, se cuentan cosas, suben a clase, se sientan, escuchan a sus profesores… ¡Y solo son las nueve y media de la mañana! 

En apenas hora y media han vivido un montón de situaciones rutinarias que les están enseñando de forma silenciosa unas cuantas cosas ¿Quién se encarga de las tareas? ¿Siempre la madre? ¿El padre? ¿Los niños colaboran? ¿hacen el desayuno? ¿recogen sus cosas? Si nos desplazamos al cole en coche ¿qué música oyen? Si en el programa de radio aparecen algún mensaje machista por la letra de la música o por el locutor ¿expresamos nuestra disconformidad? ¿cambiamos de emisora?  ¿nos hace gracia?, ¿no nos damos ni cuenta? ¿directamente no le damos ninguna importancia?

Esta hora y media que evidentemente no será igual para todos, se puede extrapolar al resto del día y entonces si que todos podremos vivir situaciones similares con nuestros hijos. Situaciones que se lleva cada uno de ellos al colegio y que forman parte de las reacciones, formas de actuar e historias que comparten con sus compañeros.Nuestro ejemplo, lo que decimos y lo que hacemos les va a enseñar mucho sobre roles, relaciones, opiniones etc. valdría la pena que antes de rasgarnos las vestiduras ante las actitudes de los niños, evaluáramos que ejemplos reciben de nosotros y de su entorno cercano.

Hoy en día no es fácil declararse abiertamente machista, puesto que es una palabra que se relaciona con valores no deseados e incluso antiguos. Pero cuestiónate seriamente tu actitud si te sientes identificada con alguna de estas frases.

  • Yo no soy ni feminista ni machista.
  • Las niñas son mas listas, ellos son tontones hacen con ellos lo que quieren.
  • Cuando tu hija tenga novio te va a doler, si fuera niño no.
  • Las mujeres somos malas entre nosotras.
  • También hay violencia de género contra los hombres.
  • Menudas feminazis son algunas.
  • El lenguaje inclusivo es una tontería, al final diremos sillas y sillos.
  • Ni decir guapa se puede, eso no es acoso es un piropo.
  • La paridad es ridícula, lo que importa es la persona, no que sea hombre o mujer.
  • El día de la mujer ¿Cuándo es el día del hombre?
  • Ya hay igualdad.

Estas frases son ejemplos de una sutil evolución machista, lo que se ha venido a llamar neomachismo. Es difícil que estés educando a tus hijos en igualdad o que seas un buen ejemplo para tus alumnos si te sientes identificada con alguna. Es tarea de todos erradicar estas actitudes de nuestro día a día y por tanto del día a día de nuestros hijos, si queremos una sociedad mas justa para ellos es imprescindibles que todos trabajemos por conseguirla, lo que hacemos cada día es tan importante como lo que decimos.

Artículos Relacionados

7 comentarios

Responder

Uyuyuyyyy Patri…como vas a calentar la semana.jajaja
Si,pues yo me siento identificada con algunas de esas frases.lo reconozco.
Porque me gusta como son algunos hombres más que como son algunas mujeres…si,enciendo la polémica al decirlo pero para mi,es así.
Yo creo que hay de todo.adoro la sensibilidad de mi hijo y detesto la incultura en una compañera de trabajo,por ejemplo.
He visto mujeres maltratar a sus novios o maridos,y muchas veces les he dicho,si fuese al contrario saltariamos todas encima de el…
Veo al padre de Pepa Pig tonto perdido,a Homer,al padre de Gumball etc…y no paaasaaaa nadaaaa.
Yo educo a mi niño en los valores que a mi me importan y que quiero reconocer en los seres humanos.hombres o mujeres.quiero que el los desarrolle.insisto mucho en que no hay colores ni juegos de niños y de niñas y es un trabajo arduo,pero gratificante.
A estas alturas de mi vida, mi utopía es que en cada puesto de trabajo o cargo,esté la persona idónea ,sin pensar si es hombre o mujer.un conjunto de cualidades y aptitudes.no creo en otra cosa.
No quiero días de la mujer.
Eso si,defiendo a muerte que los padres deben pelar el plátano del niño en el parque y sentarse a hacer los deberes.
La verdadera igualdad llegara cuando cada cual sea valorado independientemente de su género. ( odio la discriminación positiva)
Estuve en Holanda hace años y me llamo la atención lo poco que se arreglaban las mujeres.lo cómodas que iban sin importarle los tacones ,el peinado…todavía no henos llegado a ese punto .necesitamos gustar y eso no es nada bueno.
Venga,abro el debate

Responder

Gracias Rocío! El ideal es que no tenga que haber un día de la mujer, ni cuotas porque no hay discriminación pero las cifras y los hechos muestran que aún queda mucho para eso y por eso es necesario seguir batallando con este tipo de medidas y en cuanto al maltrato si las cifras de mujeres asesinadas fueran de hombres o de niños y niñas ¿crees que se seguirían como si nada? Se permitirían titulares de “mujer muere al caer de una azotea” cuando lo descriptivo sería “Pepito asesina a Manolita al empujarla de una azotea” o “Asesina a su mujer tirándola de una azotea” etc.. El valor de nuestro género es sorprendentemente bajo para nuestra sociedad.

Responder

Por cierto.fui a ver la película Espías desde el cielo.estupenda,por cierto, con interpretaciones magistrales, ya no sólo por como refleja el lado humano de los dirigentes de partidos,mandos del ejército etc…sino por la naturalidad con la que ha repartido los papeles entre hombres y mujeres.hay personajes duros,sensibles,implacables o superficiales sin ningún orden de género. Para mi,esa es la situación ideal

Responder

Puede ser,Patri.
Y estoy en contra de cualquier tipo de discriminación. Yo no creo que se le de poca importancia hoy en día a la violencia de género.creí que estamos todos muy concienciados.eso si hay que educar desde pequeños para que nadie se crea dueño de nadie.
Sabes en lo que si te creo que rotundamente hay una falta total de respeto hacia la mujer?en el parto.ya lo hemos hablado mil veces. Es algo que hay que sufrir por sistema y dejarte cortar 5 cms y volverte a tu casa sin quejarte porque de lo contrario eres una mala madre y una mujer,si hace falta,se desangra por su hijo.eso lo he vivido yo en mis carnes.en eso si que creo que estamos en la prehistoria.
Pues te animo a que sigas manteniendo este rinconcito de buenas ideas escritas con inteligencia y te felicito por tu generosidad para recibir diversas opiniones con el respeto con el que lo haces.
Un saludo y un beso grande

Responder

A mí este tema me duele especialmente como mujer y porque tengo una hija, pero los niños tampoco lo tienen fácil.
En definitiva, les decimos a unos y a otros qué es correcto que les guste y qué no en función de su sexo. Muchos niños tienen presente desde bien pequeños que el rosa no debe gustarles porque es de niña.
El otro día entré en Benetton y salí furiosa por las diferencias entre las camisetas dirigidas a niños y las dirigidas a niñas. Me pasa en casi todas las tiendas pero es que esta vez fué alucinante: para niños Patrulla Canina y Star Wars, para niñas conejitos y flores estampados en unos colores pastel palidísimo. A mi hija, como a muchas de sus amigas, le encanta La Patrulla Canina y también le gusta Star Wars, pero de ésta última, siempre que hemos querido comprarle una camiseta hemos tenido que hacerlo en a sección de niños. No pasa nada, pero me fastidia.
Los referentes en los dibujos van más o menos por ahí. En muchos de ellos, empezando por la Patrulla Canina, entre varios personajes masculinos, hay una chica. Los niños se identifican con uno u otro personaje según su personalidad, las niñas sólo pueden identificarse con un personaje sea como sea (pueden gustarles otros, pero siempre se fijan en la “niña”).
En fin, la conversación da para mucho y si empiezo no paro 🙂

Responder

Es difícil lidiar contra eso pero confío en q se haga poco a poco. Yo tengo una gran lucha con mi hijo ,pq el pobre tiene un gran dilema, pues no le gusta el fútbol y claro ya se sabe, los niños por ser niños tienen q jugar al fútbol, sino ya empieza la discriminación en los patios o parques. Ayer todavía trataba de explicarle q sino quería jugar al fútbol podía jugar con las niñas a los doctores o hacer bailes, pero claro el pobre entra en conflicto pq quiere pero los demás se ríen, o empieza con eso es de niñas.

Responder

Lo primero para solucionar el machismo es ser conscientes de que efectivamente hay un problema y no es de los niños sino de los adultos que construimos su mundo. Cuando tienen las cosas tan claras desde pequeños es complicado, sobre todo si va en contra de la opción general. Mi hijo mayor por ejemplo juega al futbol, otros ratos va con las chicas, otros ratos baila (le encanta! y se le da fenomenal pero si que en esta actividad apenas hay niños, las propias niñas le dan pasos “de chico” algo que me sorprende, pero es lo que ven en la tele, en sus entornos… ¡Que sé yo!)

Lo de educar a los niños a que a todos tienen hacer lo mismo y todos tienen que ser exactamente iguales sin respetar ritmos y necesidades es lo que conlleva de algún modo y encima aquí se mezcla el sexismo. Esa manía de uniformidad luego hace que de adultos tengamos una necesidad tremenda de visualizarnos bajo unas siglas, colores, religiones, impensable ser capaz a ir por libre si toda la vida te han educado en que la voz de la mayoría es la única opción. Encontrará la forma ya lo verás! Animo! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.