Parece obvio que en muchos casos el desequilibrio en el peso de mayores y niños se debe a una alimentación poco adecuada: demasiados platos precocinados, bollería, exceso de azúcar, de grasas, pocas frutas, legumbres y verduras en nuestra dieta. Podemos evitar estos desequilibrios empezando por planificar nuestra compra. Comentándolo con Leticia Dekock, nutricionista en Estela belleza, nos da una serie de pautas para realizar una compra inteligente y alimentarnos mejor.

La primera, que además nos va a hacer ahorrar dinero, es planificar el menú semanal en familia. Podemos incorporar a los niños en esta tarea animándoles a elegir de entre diferentes platos saludables sus favoritos para la semana. Esta actividad también nos ayuda a hablar sobre alimentación con nuestros hijos, podemos mostrarles el plato de los alimentos o la pirámide nutricional y que sean ellos los que poco a poco comprendan en que consiste y porqué es importante llevar una dieta saludable.

Es tremenda lo agresiva que es la publicidad dirigida a la infancia y como puede condicionar a las familias. Hace unas semanas me preguntaba en Twitter por qué la industria de las verduras, frutas y hortalizas no nos hace la vida mas fácil y mas saludable a todos, llenando sus estanterías de dibujos y regalos coleccionables. Una contrapublicidad silenciosa (o no tanto) digna de premios y subvenciones en la promoción de una dieta saludable en la infancia.

Hacer compras pequeñas compuesta en su mayoría por alimentos frescos: frutas, verduras, carne, pescado etc. es otra forma de asegurarnos de llevar una dieta equilibrada. Si haces una compra quincenal o mensual busca alternativas congeladas o conservas de verduras que sean compatibles con una dieta saludable, evitando los productos envasados y/o precocinados.

Hacer la compra con calma, si dispones de tiempo, puedes acostumbrarte a leer las etiquetas y darte cuenta que esos cereales de desayuno tiene una cantidad ingente de azúcar y por tanto no son tan saludables como pensabas,  o que esas galletas saludables en realidad incluyen aceite de palma o similares ni siquiera aceite de girasol u oliva como tu creías. Te aseguro que vas a descubrir muchas cosas si te fijas en el etiquetado de los alimentos.

Ordenar el carro de forma que a golpe de vista veas el tipo de compra que estás haciendo ¿Demasiadas cajas?¿Suficientes productos frescos?

En la carnicería o pescadería pedir al dependiente que realice aquellas tareas laboriosas, eso te ahorrará un montón de tiempo en casa para cocinar (despiezar, deshuesar, desespinar). Si tienes dudas sobre como reconocer un pescado fresco recuerda que los ojos deben ser negros, brillantes y convexos. La piel debe verse tersa y brillante.

No ir a la compra con el estómago vacío así evitarás tentaciones poco saludables.

Cocinar y comer en familia la mejor forma de ser conscientes de lo que comemos es preparar nosotros la comida y ver en que proporción utilizamos cada ingrediente. Además comer en familia al menos una de las comidas principales del día ayuda a los niños a adquirir unos hábitos diéticos saludables (siempre que tú los tengas claro) Recuerda que una vez mas los niños aprenderán del ejemplo que les demos como padres y madres.

¡Esperamos que estas pautas puedan ayudarte! Ya sabes lo que se dice ¡Nunca es tarde! Podemos empezar desde hoy mismo y si tienes dudas de como evaluar si tu familia lleva una dieta equilibrada o como conseguir ir mejorando consulta con un buen profesional.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.