Uno de los últimos libros que he leído durante las vacaciones ha sido Vegetarianos con ciencia, un libro escrito Lucía Martínez Argüelles que explica y ofrece un montón de bibliografía a estudios actualizados sobre la dieta vegetariana.

Si no estás familiarizado con ella te sorprenderá, al menos yo he aprendido montones de cosas con este libro. Por ejemplo que ser vegetariano no es mas saludable que no serlo, es un error habitual en el que me incluyo dar por hecho que porque una persona sea vegetariana su consumo de fruta y verdura es adecuado. Uno de los ejemplos que ofrece el libro es muy descriptivo: una persona vegetariana podría desayunar tostadas con margarina y mermelada con café con bebida de avena, a media mañana unas galletas oreo con otro café, para comer macarrones con tomate frito y yogur de soja con chocolate, por la tarde cañas con kikos de maíz y aceitunas y para cenar salchichas vegetales con patatas. Como puedes ver ni rastro de verduras.

img_3403

No es mi intención, al menos a priori, abrazar la dieta vegetariana, sin embargo es cierto que de un tiempo a esta parte, he analizado los hábitos de consumo de nuestra casa y estamos tratando de que las frutas, verduras, hortalizas y legumbres sean ingredientes prioritarios en nuestra dieta, reduciendo la ingesta de carne y de pescado por lo que muchos días nuestra dieta si es completamente vegetariana. Sin embargo según he aprendido con este libro ser vegetariano implica más que llevar una dieta saludable algo que podemos hacer siendo o no vegetarianos. Ser vegetariano conlleva un compromiso social, medioambiental, ético y político en la mayor parte de los casos. Llevar una alimentación que mejore el mundo.

Si te interesa el tema de la alimentación este libro puede ayudarte a desechar muchos mitos que circulan alrededor de la comida, a entender porqué las opciones que elegimos en nuestro consumo son importantes no solo a nivel individual sino también como sociedad. En el libro se dice que comer en el primer mundo es un acto político, de rebeldía, una decisión meditada, ética y de conciencia en un mundo donde el problema es que comemos de más. Como en cualquier tema tener información para poder tomar decisiones meditadas es la mejor opción, además evitaremos caer en la trampa de personas cuyo único objetivo parece ser lucrarse a costa de nuestra salud: suplementos, algas, edulcorantes saludables, súperalimentos…

Además de analizar diferentes cuestiones relacionadas con la dieta vegetariana, el libro es bastante práctico y claro incluso con propuestas de menús y pautas que pueden ayudarnos y darnos pistas para llevar una alimentación mas sana y consciente. A mi me ha gustado.

Artículos Relacionados

4 comentarios

Responder

Muchas gracias por tu reseña Patricia, me alegra que te haya sido útil, seas o no vegetariana, ya que muchas cosas las podemos aplicar todos. Un abrazo y gracias otra vez!

Responder

Un placer Lucía a me ha gustado mucho descubrirte :)

Responder

Yo lo leí este verano porque yo sí que he dejado de comer carne y mi intención es ser vegetariana, tenía dudas que el libro ha sabido aclararme sobretodo el tema de la B12. Como muy bien dices las decisiones se han de tomar meditadas y teniendo toda la información , y mucho más en un tema tan importante como es lo que comemos cada día y que tanto afecta para bien y para mal en nuestra salud. Me ha gustado que compartieses esta información de un libro que tanto me ha gustado. Por cierto no se si sigues el blog de Lucia Martínez pero te lo recomiendo sin dudar. Un saludo. Silvia

Responder

Me alegro mucho que te haya gustado Silvia ya sabes si eres lectora hace tiempo que intento ofrecer temas variados.Gracias por la recomendación :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *