Sale un rayo de sol, oímos cantar los pájaros y a la mayoría de las mujeres se nos enciende una alarma en nuestro interior: Faltan 3 meses para la playa, ¡operación bikini! Y no es de extrañar, dado que año tras año vivimos bombardeadas por una industria y una sociedad que se ceba en la excelencia del género femenino. Reconozcámoslo, nos hemos creído tanto nuestra capacidad multitarea que vivimos esclavizando a nuestro género en pos de la excelencia: cuerpos perfectos, carreras profesionales perfectas, maternidades perfectas, en definitiva mujeres perfectas dentro de vidas perfectas.

Sin embargo  a ellos, se les permite (casi) todo. En cuestión de hombres no es extraño escuchar a las mismas mujeres que se lo exigen todo de ellas  y a sus congéneres, que lo que mas importa en un hombre es el sentido del humor (y que sea buena persona). Un gran número de mujeres aseguran que “les gustan los feos” que entre guapo y cuerpazo o simpático prefieren al hombre que les haga reír. Frases muy elocuentes que indican que la perfección que se espera de nosotras, no se la exigimos sin embargo a ellos.

¿Veis lo que intento decir? Hemos caído en nuestra propia trampa, en nuestro fuero interno sabemos que para tener cuerpo de actrices o modelos deberíamos cambiar de profesión, porque son únicamente en esas profesiones donde se dedica el tiempo suficiente para cultivar y trabajar el cuerpo con todo tipo de deportes y tratamientos.

oysho

Sin embargo aquí estamos camino de abril mirándonos al espejo seguras de que nos sobra de aquí y de allí, convencidas de estar llenas de estrías y celulitis, de que estaríamos mejor con ¿4 kilos menos? Pero sin tiempo para ir al gimnasio tanto como quisiéramos, sin llevar una alimentación adecuada que nos evite enredarnos en dietas ascensor y en la mayoría de los casos, sin orientación profesional adecuada. Me lo comentaba Estela la semana pasada la mayoría tiene una idea equivocada de cual es su “problema” me decía medio en broma, la culpa siempre es de la celulitis ^_^

Con la vista puesta en cuidarnos, vamos a tratar de centrar nuestros esfuerzos y no dar palos de ciego, y sobre todo con la premisa de aceptarnos tal y como somos. Por supuesto existen a nuestra disposición un montón de tratamientos corporales que nos pueden ayudar a combatir la celulitis, la flacidez y la grasa. El resultado dependerá en gran medida de recibir un buen diagnóstico previo. Un detalle importante es que el diagnóstico se debe hacer de pie. Parece obvio, porque el cuerpo cambia totalmente, ¡pero no suele hacerse! Es verdad que hay otras pruebas que se pueden hacer tumbado, pero el análisis en bipedestación es obligatorio.

camiseta

Tenedlo en cuenta a la hora de evaluar si os encontráis ante personal experto que os ayude a conseguir los resultados deseados. También es importante conocer la edad de aparición de los “problemas”, los antecedentes familiares, hábitos de vida, embarazos, tratamientos anteriores y resultado obtenido. Ideal acompañar el tratamiento de un seguimiento por bioimpedancia.

Como todas sabemos cada caso es diferente y aunque probablemente queramos mejorar varias cosas también es cierto que habrá algo que nosotras mismas prioricemos, con lo que el tratamiento corporal aunque no se debe realizar únicamente con una técnica concreta, deberá centrarse en ese aspecto que mas nos preocupa.

caladhort

Por supuesto colaborar con la alimentación y ejercicio físico harán mas visible los resultados. Todas las técnicas ayudan al cuerpo a que sus funciones sean más efectivas, pero no hacen milagros. Vamos, que queremos perder peso o comemos mejor o movemos el trasero (o ambas) sólo con tratamientos estéticos no conseguiremos una bajada de peso significativa. ¿Qué opináis de lo que todas conocemos como operación bikini? ¿Ya estáis inmersas en ella? ¿Que tipo de “problemas” corporales os preocupan? Si tenéis alguna duda podéis dejar vuestras consultas en los comentarios.

ESTELA-ComparteMiModa658x120

{Imágenes: Oysho, ComparteMiModa}

Artículos Relacionados

10 comentarios

Responder

Pero…no lo entiendo, me encantó el inicio del post, para terminar dando consejos de como seguir sometidas a la idea de perfección. Da un mensaje contradictorio (no dejarse esclavizar por tener un cuerpo perfecto vs aquí tenéis ideas para conseguir los resultados deseados de perfección) La operación bikini para mí sigue siendo otra manera de someter a una estética “adecuada” o que mandan los cánones de belleza (¿Definida por quién?) a las mujeres, no basta con aceptarse, hay que ser bellas, delgadas y perfectas. Ideas erróneas y que sólo nos hacen daño

Responder

La idea principal es que no podemos ser perfectas es un imposible, en la parte estética para tener los cuerpos que ansiamos, es necesario dedicarles muchas horas y diferentes tratamientos por eso esos cuerpos solo se ven en las playas donde concurre el tipo de persona que vive de su imagen y en revistas donde pasan el filtro del photoshop. La idea del post era dejar eso claro y que a partir de ahí si hay cosas que podemos hacer para estar mas contentas o para que nuestra imagen sea como nos gustaría pero sin buscar cánones de belleza imposibles. Desde ese punto de vista en el post alertamos para no dejarse engañar por profesionales que prometan imposibles (de ahí las pautas de como se hace un correcto análisis) y por otro lado abogamos por la salud haciendo incapié en el ejercicio físico y llevar una dieta saludable. Gracias por tu comentario Coro espero que con mi explicación quede mas claro 😉

Responder

Lo único que me ha funcionado a mi después de miles de dietas,es comer sano y no pasar hambre.he perdido ocho kilos este año y no me ha costado casi nada,con mucha paciencia, redescubriendo la fruta y la verdura y parándose a cocinar,algo fundamental

Responder

Pero sigues ligando la imagen con el estar contento o feliz. Adoro tu blog, vaya eso por delante, me encanta tu estilo y la forma de ver la maternidad (yo también tuve un hijo hace un año y comparto muchas cosas que veo en tu blog) Pero así como el ejercicio y una dieta sana deben formar parte de nuestra vida, y las pequeñas cosas son las que nos deberían hacernos felices, no podemos condicionar nuestro estado de ánimo a la imagen. Padecí anorexia y en terapia nos enseñaron a detectar mensajes contradictorios y a desasociar el aspecto físico con el estar más o menos contentos, lo ideal sería potenciar de tu físico aquello que te guste y quieras resaltar, todos tenemos algo bello, bonito y algo que no nos gusta. En mi caso tras el embarazo, las estrías, el pecho no tan firme como antes ahora no me suponen ningún problema. Un saludo

Responder

Y si no queremos seguir dietas…operación bañador en vez de bikini y solucionado ;))
En mi post de hoy, looks que son un cielo
http://www.preparadaslistasya.com/2014/03/como-un-angel-caido-del-cielo.html?m=1

Responder

Dieta sana, deporte y cuidarse….no solo ahora, sino SIEMPRE y más cuanto más años pasan, y no por estética, sino por salud, calida de vida y bienestar.
No se valora la salud hasta que la perdemos.
La operación bikini, es una “chorrada”, inventada por la industria, para vender cremas, y potingues.

Los buenos hábitos son imprescindibles, y si, a partir de una edad, yo tengo 41, significa renunciar a mucha clase de comida, no solo porque engorda, sino, porque el colesterol, la glucosa..etc, se nos dispara y es un enemigo vital para la salud.
Debemos desmitificar la estética, al final se trata de “sentirnos bien y con salud”..!! y ojo!! cuidarse “cuesta”, hay que ser metódico, disciplinado, y con fuerza de voluntad, pero al final merece la pena porque los beneficiarios somos nosotros y los seres a los que queremos.

Hay que pensarlo en esa dirección…!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *