Las desigualdades de género campan a sus anchas en todos los ámbitos. El deporte es uno de los campos donde a pesar de los logros e importantes triunfos de las deportistas o equipos femeninos no son apenas reconocidos y difundidos como ocurre con los masculinos. En este sentido me viene siempre a la cabeza el equipo de Básquet femenino y como sus múltiples triunfos apenas generan revuelo un par de días. Bwin está trabajando en un proyecto que homenajea a las mujeres y su participación en el deporte y esto me ha dado el pie para reflexionar sobre el tema y compartirlo con vosotras.
Si echo la vista atrás creo que mi condición feminista vino de fabrica impresa en mi ADN o tal vez percibir desde muy pequeña las desigualdades a las que las mujeres hemos estado sometidas hizo la magia.
Me recuerdo en el colegio preguntándole a la madre superiora una y otra vez (era un cole de Monjas) porqué los niños de nuestra edad podían salir al patio de fuera y las niñas nos teníamos que quedar en el patio de dentro con los pequeños. Mas tarde en el Instituto me recuerdo en los debates de ética y filosofía asombrada ante los que negaban la evidencia de la desigualdad o ante los que la justificaban en base a diferencias de fuerza, resistencia etc. Recuerdo mi primer día de Universidad muy cohibida ante el dominio de la testosterona tanto por parte de los alumnos como de los profesores. ¿Apenas 6 -a lo sumo10- chicas en una clase de 50, 70 personas? ¿Apenas 4 profesoras entre todo el claustro? Era la generalidad en las ingenierías.
El feminismo siempre ha sido ridiculizado incorporándole coletillas de radical, resentido, dogmático o incluso la terminación –nazi. Aún hoy a muchas mujeres -y no digamos hombres- les cuesta declarar su condición feminista cuando lo único que este concepto significa y busca es la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. Afortunadamente las cosas están cambiando, sin embargo nuestra educación sexista, nuestro legado patriarcal, sigue haciendo mella en una sociedad donde la violencia contra las mujeres es noticia todos los días en cualquiera de sus formas y donde las desigualdades están presentes en todos los ámbitos, también en el deporte.

Artículos Relacionados

6 comentarios

Responder

Afortunadamente hoy esas proporciones están cambiando. Soy médico y recuerdo con asombro mi primer día de carrera, cuando descubrí que sólo había 12-15 chicos en un aula con 150 alumnos. :)

Responder

Enhorabuena Patricia! Me encantan tus reflexiones y además, las comparto :) Poco a poco las cosas van cambiando, pero eso, poco a poco

Responder

Veo que no soy la única que se ha levantado reivindicativa hoy. En mi caso, contra las revistas “para mujeres”.

Me ha gustado mucho lo que has dicho.
Además, me he hecho recordar lo mucho que me indigné hace unos meses. Había un campeonato de tenis (no sigo el tenis…no tengo ni idea de lo que era jajaja)en el que disputaban partidos tanto equipos masculinos como femeninos. Pues mientras la noticia del tenis masculino era la gran victoria española y daban los detalles del partido, la del tenis femeninos era sobre quiénes eran las más guapas. Y así todo.
Además, tengo que decir que el machismo que más miedo me da no es el que procede de los hombres, sino de las mujeres…sigue dándome de todo cuando escucho lo de “fulanita es una guarra”. Hasta que no acabemos con eso, va a estar muy complicado.
Un beso.

Responder

Buena reflexión Patricia.

Hoy me gustaría recordar a la otra mitad del mundo donde las mujeres no son nada y no se las reconoce ningun derecho.

Nosotras, al fin y al cabo, en una sociedad machista somos mujeres libres y dueñas de nuestras vidas.

Un abrazo

Norma

Responder

Poco a poco todo va cambiando… Auqnue aún queda mucho por trabajar.
Y sobretodo en otras partes del mundo que aquí por lo menos tenemos voz y voto :(
Un post genial!

Besos

conestiloalcubo Blog

Responder

Me horrorizo solo de pensar en ésas pobres mujeres Norma! una gran reflexión guapa, estoy totalmente de acuerdo contigo.

un fuerte abrazo!

MCarmen
MyEmptyBag

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *